Archivo

Posts Tagged ‘American Express’

Las transas de La Comer (1)

2013.07.03 Deja un comentario

Traía esto ya pendiente de cierto tiempo. Me había tardado en escribirlo porque estaba ocupado con otro asunto del que pronto liberaré el correspondiente post. Y, sí, es el primero de varias entradas relacionadas con algo que no está del todo bien en lo que hace la Comercial Mexicana (y sus subsidiarias como Sumesa) al vender productos, algo éticamente muy cuestionable. Como decimos los mexicanos, acciones que sólo pueden ser calificadas de “transas“.

comercial_mexicana

Como todos sabrán, la Comercial Mexicana se alió con otras empresas, entre ellas American Express (que lamento esté embarrada en esto porque si hay una compañía que aún respeto y de la que tengo prácticamente pocas quejas, es American Express) para unirse a un esquema o estrategia comercial de premios por lealtad de sus clientes (entiéndase puntos) denominado PayBack, substituyendo su anterior “monedero naranja” por el ahora monedero de PayBack.

Bien, el caso es que a raíz de este cambio muchas ofertas se han venido ofreciendo relacionadas con el intercambio o ganancia de puntos: “compra estoy te doy tres puntos“, “compra aquello y te doy 10 puntos“, “cambia tus puntos con x descuento“, etcétera. Uno no puede evitar cierta atracción  por sus avisos y otorgarle así cierta preferencia a esta cadena de tiendas para comprar los productos promocionados. Uno piensa que resulta un buen negocio, aun cuando pudieran resultar ligeramente más caros que en otros lugares.

Adicionalmente, resulta mucho muy cómodo pensar que gracias al dichoso monedero electrónico, uno va acumulando punto tras punto, poco a poco, para que después uno pueda disponer de ellos y comprar cosas. Tan fácil como presentar el monedero, que adicionalmente es solicitado por el cajero en caso de que uno no lo muestre.

Sin embargo, hay cierto truco en el asunto. Resulta que hace un par de meses caí en cuenta que muchas de sus ofertas de bonificación de puntos adicionales requieren acudir al departamento de servicio a clientes para que la bonificación surta efecto. Así es, con mostrar el dichoso monedero no es suficiente. Uno debe ir con su ticket para que le abonen los puntos; una bonificación que en muchos casos tiene una vigencia de 5 a 7 días. Tiempo en el que uno muchas veces ni siquiera llega a revisar el ticket (y a lo que creo la misma Comercial Mexicana apuesta)

Seamos sinceros, ¿quien revisa su ticket de compra? No dudo que no haya gente que lo haga, pero son pocos que lo hacen regresando a casa (ya cansados de hacer las compras lo último que uno quiere es ponerse a revisar tickets). Menos, creo yo, son quienes lo hacen al salir de la caja o tienda. La mayoría confía en lo que uno ve en las pantallas de las cajas registradoras (a lo que uno si presta atención para que no lo transen, como ya escribí en una ocasión anterior). Asimismo, uno confía en que al proporcionar el monedero electrónico al cajero, todo aquello que prometen abonarte debería ser así, ¿o no? ¿No suena lógico? Del resto de consumidores, quienes revisan sus tickets, ¿cuántos regresarán a tiempo para hacer efectiva la bonificación de puntos?

Así es,  la Comercial Mexicana apuesta a nuestra natural confianza (o tal vez desidia como consumidores para revisar nuestro tickets de compra) en que lo que nos dicen, harán; y en las probabilidades de que uno al final deba efectuar acciones adicionales en caso de percatarnos de ello. Uno, seducido por sus volantes y anuncios de promociones compra con ellos, pero ellos ponen ciertos pasos adicionales de los que uno se entera hasta el final, apostando a que el consumidor no hará y así ellos terminan ganando. Ingenioso, ¿no?

Convergencias.

2011.08.02 Deja un comentario

Dicen que hay días en los que “uno se levanta con el pie derecho” y hay otros en los que “uno se levanta con el pie izquierdo” (definición). Son esos días en los que todo, explicable o inexplicablemente sale bien o sale mal.

Ayer fue uno de esos días en los que todo salió mal, nada trágico, simplemente invertí mucho tiempo y algo de dinero en un trámite el cual no pude concretar por lo que fue un día infructuoso e improductivo. Primero no hubo luz, luego que tenía que pagar en el banco, luego que nuevamente no había luz. Si hubiera investigado un poco antes de lanzarme a hacer el trámite a la mexicana, me habría dado cuenta y enterado de la ubicación del lugar y el pago de que debería hacer.Ciertamente no podría haber previsto el corte de la energía eléctrica pero ya preparado pude haber esperado un poco y haber completado mi trámite ayer. Un poco de planeación y antelación, nada más. Ya con todo lo necesario, acudí hoy nuevamente a realizar el mencionado trámite. Efectivamente fueron 5 minutos.

Sunagawa, "Convergence", 2005/2007

Ayer por la tarde, tuvo la mala suerte de llamarme un promotor de Banamex para ofrecerme la domiciliación de algunos servicios. Le mencioné que algunos ya los tenía domiciliados con American Express y que otros no me interesaba hacerlo por el momento. Ante su insistencia y la frustración del día no pude evitar ponerme pesado con el sujeto cuestionándole si en realidad podría el ser capaz de garantizar que el trámite se efectuaría, que para qué ofrecía si no podía cumplir y le relaté mis experiencias al respecto, incluyendo el famoso problema de Patrimonial (“Sobre el servicio de Banca Patrimonial Banamex por Bancanet“, partes IIIIIIIVVVI, VII.). Así que nuevamente, tras disculpas a nombre de Banamex y balbuceos, un “ejecutivo de relación” más salió nuevamente con “la cola entre las patas”. Algunas cosas que le relaté a este señor fueron:

  • Yo ya había buscado la domiciliación del cargo de la energía eléctrica (léase CFE), aprovechando una oferta de Banamex en la que éste se ofrecía a pagar el 50% del segundo pago una vez activado el cargo automático. El trámite fue iniciado el 21 de febrero de este año y a la fecha no se ha concluido.
  • Hace tres años, en julio del 2007, tuve una oferta de Banamex para cambiar una tarjeta Oro por una Platino (con una mensualidad más alta obviamente), con el cambio Banamex ofrecía darme 4000 puntos Premia. La tarjeta llegó rápido pero para poder hacer efectivo el abono de los 4000 puntos tuve que estar insistiendo por casi ocho meses, levantando reportes, preguntando por su estado y estar literalmente “chinga y jode” hasta que se aplicaron. En el caso de la domiciliación mencionada opté por no darle seguimiento, no sólo por que a sabiendas del relajo y problema que es echar a andar a Banamex, está la CFE involucrada aquí, que es también otro gran problema y relajo administrativo.

Hoy, mientras acudía a realizar el mencionado trámite del inicio de este post, me llamó Miriam. Me pedía le fuera a pagar el teléfono, ella aprovechó uno de estos ofrecimientos telefónicos y domicilió el pago de su recibo Telmex a su tarjeta de crédito. Le aseguraron que el cargo automático estaría para este mes  y se olvidó del asunto. Hoy su negocio amaneció sin línea telefónica (lo que incluye el servicio de Internet). Me contó toda la historia. No puede evitar reirme y darle mis condolencias, aunque no pude zafarme de visitar el “autopago” de Telmex.

De comercio electrónico y la banca por internet.

2011.07.16 Deja un comentario

No hace mucho escribí un poco sobre mi experiencia de comprar por medio de la Internet. Una opción que se me hace muy práctica, cómoda y segura. El único problema que le encuentro es lo tardado que puede ser la entrega, bueno, al menos en este país. Los americanos son muy prácticos en esto, por lo que hacer una compra dentro de los USA es casi como ir a comprarla directamente a un centro comercial o establecimiento. Escribí al respecto sobre esto hace algunos años [ver referencias 1 y 2]. Al hablar de comercio electrónico resulta imposible no referirse a los servicios bancarios ofrecidos y realizados a través de la Internet. Asimismo, relacionado con este tema está el de la seguridad informática, sobre el cual me encuentro escribiendo un poco.

Así entonces estaba revisando lo escrito al respecto del tema (ver referencias y post mencionado) y buscando algunas otras referencias. Dentro de todo esto me topé con una nota en el Excelsior. Una nota en la que David Páramo responde a una persona que le pregunta como puede hacer uso correcto de los servicios de la banca por  Internet mientras confiesa que le cuesta mucho trabajo utilizar los servicios que su banco le ofrece, además de no saber utilizarla (sic).

La pregunta pareciera que es la que haría cualquier ama de casa sin mayores aptitudes o experiencia en el uso de una computadora, o en hacer uso de los servicios bancarios por Internet. Pudiera también ser la pregunta que una persona de la tercera edad haría. En fin, el punto en este caso es que se trata del tipo de perfil de una persona poco familiarizada con el uso de una computadora o con la navegación en la Internet. Por esto mismo, me llamó la atención que la respuesta del autor de la columna se centrara en aspectos de seguridad.

Ciertamente, la persona que pregunta menciona que le da desconfianza el asunto pero, para mí, la pregunta es sobre cómo hacer uso de la banca por internet, no sobre cómo cuidar la seguridad del uso y su acceso. Me extraña como fue dada la respuesta a una persona que se declara neófita mas que una que se declara temerosa de hacer uso de algo que sabe usar.

La respuesta inicia con que debe instalar un antivirus y un firewall, y continua mencionando otros conceptos y  tecnicismos que, por lo general,  difícilmente entiende alguien con el perfil mencionado. Yo me pregunto si esta persona, después de leer la respuesta publicada entendió algo, si le ayudó a lograr hacer uso de los servicios que su banco le ofrecía y si al final se animó a hacer uso de estos.

Por otra parte a raíz de mis recientes problemas con los servicios de banca de inversión de Banamex (I, II, III, IV) por medio de Bancanet he estado explorando las ofertas de servicios por internet de otros bancos. Después de ser usuario de Bancanet por más de una década hay ciertas cosas que considero interesantes y dignas de mencionar.

  • Personalmente, consideraba que Banamex llevaba una enorme ventaja a su competencia en el ofrecimiento y uso de servicios de banca por medio de internet con su servicio insignia Bancanet. Claro que esto era sólo una percepción y mera especulación ya que, para ser breve, sólo conocía y usaba Bancanet. Llegué a hacer uso de los servicios que ofrecía Bancomer y hago uso de los que ofrece American Express. Del primero sólo lo usaba para ver el saldo de una tarjeta y del segundo sólo sirve para ver los saldos de las tarjetas, así que para efectos prácticos no los tomo en cuenta.
  • Estoy consciente que  otros bancos han venido ofreciendo y fortaleciendo sus servicios a través de internet, sobre todo en los últimos cinco años. Cinco años que creo Banamex ha perdido ya que se ha atorado en un burocratismo administrativo que lo ha perjudicado perdiendo mercado y anquilosado su infraestructura y, por ende, su capacidad de respuesta a su entorno. Si bien Banamex se sirvió mucho en un inicio de Bancanet para conformar todo el concepto y servicios de banca electrónica que hoy presume, hoy en día es un enorme lastre para poder adaptarse, crecer y ofrecer nuevos y mejores servicios. Vamos, hasta para poder responder adecuadamente a las falla que estos presentan (ver la serie de posts sobre los servicios de banca de inversión de BanamexIIIIIIIV)
  • Bancos como Multiva (que creo yo son medianos) y hasta como los más incipientes (como Bx+ que sólo cuenta con una sucursal en este momento) ofrecen ya una serie de servicios por internet que compite (y en algunos casos supera en aspectos de funcionalidad) a lo que Banamex ofrece con Bancanet.
  • En lo que respecta a Banamex, el soporte a otros browsers es realmente reciente. No se que tanto efecto pudiera tener esto en el mercado sobre el que ya operaba Banamex pero definitivamente el ofrecer soporte a diferentes tipos y versiones de navegadores es algo que la competencia ha venido usando para hacerse de clientes. La necedad de Banamex por sólo funcionar en Internet Explorer v6.x, tanto en su portal como en Bancanet duro hasta hace tres o cuatro años (todavía hasta el momento que deje de trabajar para ellos, hace tres meses, internamente sólo permitían hacer uso de esta versión de navegador).
  • Hay también otros bancos, como es el caso de American Express, que curiosamente muestran un verdero retroceso en lo que habían llegado a ofrecer, desapareciendo varios servicios. Tal es el caso de lo que ofrecían para su banca patrimonial que ahora ya ha desaparecido y sólo queda el soporte telefónico para operar en los contratos.
Pues bien, al final de todos estos pensamientos y reflexiones, hay algunas conclusiones.
  • La siguiente batalla de los bancos no será por el número de sucursales o cajeros automáticos (ATM) sino por los servicios que ofrezcan a través de la Internet, soportando diversos browsers y dispositivos (celulares, tablets, computadoras, PDAs).
  • La posición de los grandes bancos y el mercado que actualmente ya tienen no creo que sea afectada por lo que puedan o no ofrecer a través de su banca electrónica pero les será muy difícil lograr una expansión con el mismo ritmo a como lo hacían en la era pre banca electrónica.
  • La seguridad ha venido siendo una preocupación entre usuarios y empresas; difícilmente la tendencia en la atención a las cuestiones de seguridad disminuirá. El hecho de contar con interfaces de usuario, browsers, aplicaciones o dispositivos  más intuitivos y fáciles de usar difícilmente hará que la seguridad sea algo ya dominado, al contrario. La complejidad de la programación detrás de todos estos hará que las medidas de seguridad estén siempre vigentes. En este sentidos. Los servicios de comercio y banca electrónica que provean los mejores elementos de funcionalidad y facilidad de uso serán los favorecidos por sus usuarios, y por ende los que puedan lograr una mejor participación en el mercado.
  • Los próximos cinco años serán decisivos para ver quienes llegarán como ganadores en el ofrecimiento de servicios a través de la Internet al final de esta década.
Mi opinión.
Referencias.
  1. Comercio Electrónico I. Nacimiento y Desarrollo, Eduardo René Rodríguez Avila, UPIICSA. Tecnología, Ciencia y Cultura; México, Año XI, Vol. IV, No. 31, Nueva época; enero-abril 2003, pp. 2-7. PDF
  2. Comercio Electrónico II. Factores de Exito y Fracaso, Eduardo René Rodríguez Avila, UPIICSA. Tecnología, Ciencia y Cultura; México, Año XI, Vol. IV, No. 32, Nueva época; mayo-agosto 2003, pp. 18-24. PDF
  3. Comercio Electrónico III. Aspectos Tecnológicos, Eduardo René Rodríguez Avila, UPIICSA. Tecnología, Ciencia y Cultura; México, Año XI, Vol. IV, No. 34, Nueva época; enero-abril 2004, pp. 18-27. PDFPublicación.
  4. Sobre algunos malos servicios de banca de inversión en México“, Eduardo René Rodríguez Ávila, blog, 2011.05.02, URL: http://eravila.wordpress.com/2011/05/02/sobre-algunos-malos-servicios-de-banca-de-inversion-en-mexico/
  5. Sobre el servicio de Banca Patrimonial Banamex por Bancanet“, Eduardo René Rodríguez Ávila, blog, partes IIIIIIIV.
  6. Utiliza la Banca por Internet“, David Páramo, Excelsior, sección Dinero página 12, Noviembre 17 de 2010. URL: http://excelsior.com.mx/PlugIn/flipbook/periodico.php?seccion=dinero&fecha=17-11-2010

Comprando por Internet.

2011.05.09 Deja un comentario

De cuando en cuando, en algún medio de comunicación impreso, digital o del espectro radioeléctrico aparece o mencionan una nota sobre la seguridad al usar y, sobre todo, al comprar en Internet. La mayoría de las veces es la misma nota reciclando lo ya comentado en ocasiones anteriores, por lo que salen a relucir los ya conocidos consejos que esencialmente reducen la mencionada nota a lo ya sabido por todos aquellos que no sean neófitos en el asunto o que sean desmemoriados:

  • Comprar en portales conocidos o de proveedores reconocidos.
  • Verificar que el browser muestre ‘el candadito‘ (indicando se trata de una conexión segura).
  • Procurar comprar desde el portal del comerciante, no desde el de un tercero.
  • Evitar iniciar el proceso de compra desde un correo electrónico o aplicación desconocida (y yo agregaría, y ojo si el proceso de pago los lleva a un sitio web de un tercero y no hay aviso de esto).
  • No hacer estas operaciones desde lugares o equipos públicos.
  • Vigilar las URL que se muestren en el navegador para determinar si el proceso de compra se mantiene en el mismo dominio.

En fin, hay muchas más cosas a tomar en cuenta, que van desde el simple y llano sentido común (por ejemplo, el comprar de una página en la que le prometen a uno un producto a un precio irrisorio, que a todas luces es ilegal o que viene acompañado de un regalo que debe ser mucho más costoso) hasta las cuestiones técnicas más obscuras (como el revisar los certificados digitales del sitio u observar los URL mostrados en el navegador). Se pueden seguir todas las reglas y recomendaciones, al final siempre existirá el riesgo de ser víctima de un engaño, un error o un vendedor incumplido.

Personalmente creo conveniente hacer la compra apoyándose en un servicio de transferencia monetaria que asegure, de alguna forma, la devolución del dinero o la entrega de la mercancía. Yo mismo he comprado muchas cosas por Internet, desde Japón hasta USA, pasando por toda Europa y Asia. Sólo tres veces he tenido problemas y en las tres la compañía de tarjeta de crédito ha fallado a mi favor. También, dos o tres veces, he sido víctima de cargos erróneos o fraudulentos de compañías que me han adjudicado un producto o servicio que no he adquirido o han fallado en entregar. Igualmente en todos estos casos el banco ha fallado a mi favor.

Para éstas y situaciones similares American Express me ha funcionado muy bien (una llamada y todo arreglado, sin preguntas, sin documentación adicional). En el caso de Banamex había que acudir a una sucursal, presentar una reclamación (y prácticamente identificarse hasta con su DNA para poder iniciar la reclamación) y esperar unos 40 ó 45 días a que proceda la investigación (mientras uno puede verse obligado a pagar para no generar intereses), aunque parece que eso ya ha cambiado un poco (y no sé si fue porque en ese entonces era empleado de Banamex o por el nivel de la tarjeta). Al menos la última vez (hace casi un año) pude hacerlo telefónicamente pero tuve que enviar por fax imágenes de la tarjeta, de una identificación oficial y una carta explicando el asunto y solicitando la anulación del cargo. Demasiado engorro.

El enfoque de American Express es definitivamente uno basado en la confianza hacia el cliente y una relación basada en la buena fe; eso es bueno. Así deberían ser las relaciones comerciales. No me cabe duda que el enfoque de Banamex es el netamente desconfiado enfoque comercial mexicano[10]: aquél en el que la documentación comercial es expedida no porque se le quiera dar confianza y seguridad al cliente sino para darle una garantía al comerciante contra transas y abusos de uno que otro consumidor que quiera pasarse de listo.

Este post lo escribo porque a últimas fechas me han llegado muchas solicitudes y preguntas por consejo al respecto de efectuar una compra por Internet: desde sobre hacer alguna operación bancaria o comercial por algún medio electrónico, al respecto de los consejos que ya ha mencionado, hasta si alguien debe confiar en alguien o un sitio para efectuar alguna operación comercial con un pago en línea. Entiendo que mucha gente se acerque a mi porque saben que ya tengo algo de experiencia al respecto o por mi pasada experiencia trabajando para Banamex (y curiosamente ahora que ya no trabajo ahí recibo muchas preguntas al respecto de los servicios de banca electrónica o de su portal).

De cualquier forma, es muy difícil poder transmitir toda la experiencia o conocimiento en un correo o llamada telefónica como para poder decir si una operación comercial a través de la Internet es legal o segura, así como enseñarle a alguien como identificarla. En general, los consejos que se mencionan en las notas que señalo al inicio de este post son buenas y básicas para poder tanto navegar con seguridad como poder hacer alguna compra a través de la Internet. Sin embargo no dejan de ser lineamientos generales y tanto pueden ser adecuado para evitar caer en un engaño (simple o elaborado) como también pueden ser motivo de paranoia o desconfianza para equivocadamente catalogar de fraudulenta una operación comercial legítima o evitar operar por este medio (como muchas gente así lo confiesa y justifica).

Al final siempre habrá un riesgo, el mismo inclusive a que si uno fuera en persona a efectuar la compra directamente con el vendedor. Debe entenderse que el riesgo no se limita a proporcionar el número de tarjeta de crédito y todos los datos necesarios como para que posteriormente aparezcan cargos por cosas que uno no compró. También puede pasar incluso dando en persona nuestra tarjeta. E igualmente existe el riesgo de que la mercancía misma resulte un fraude, que no se nos entregue, que se nos entregue otra cosa que no sea lo que adquirimos, que se nos carguen costos de envío no mencionados, et cetera. Ustedes piénsenlo, piensen lo peor, lo menos probable que pueda pasar, para todo siempre habrá la posibilidad de que ocurra, siempre habrá un riesgo.

En seguridad informática existen algunos dichos: “la única computadora segura es la que está apagada y desconectada de la red”, “la única contraseña segura es aquella que no se le comunica a su dueño”, “una  aplicación segura es aquella que no se expone a la Internet”, “crear código seguro es posible pero nadie lo paga” y así ad nauseam.

Así, como ocurre con todo en la vida, uno simplemente debe estar consciente del riesgo asociado, estar preparado para el caso en que algo pase y “apechugar” si todas las previsiones al final no funcionan.

Aprenderse y recitar lineamientos de seguridad no es garantía alguna, además de estos uno debe echar mano del buen juicio, sentido común y conocimiento del contexto y entorno. Podría citar aquí, además de los ya mencionados algunos otros lineamientos de seguridad, así como razones en los cuales algunos de estos no funcionan pero hay muchos sitios ya que pueden proveer esto y más, por lo que aquí sólo me limito a la reflexión sobre el asunto y mejor dejo algunas referencias al respecto del tema, en donde ya han sido tratado más ampliamente.

Referencias.

  1. “Comprar con seguridad en internet, formas de pago y derechos”, sitio web Miniguias.com. URL: http://www.miniguias.com/miniguias/comprar-con-seguridad-en-internet-formas-de-pago-y-derechos/
  2. Martin Ojeda, “Seguridad en las compras por Internet”M@xChileNET, blog. 2007.11.10. URL: http://geeks.ms/blogs/mojeda/archive/2007/11/10/seguridad-en-las-compras-por-internet.aspx
  3. Rodrigo Lastreto, “Cómo comprar con seguridad en internet. Aprende a manejar tu tarjeta de crédito.”,   Univision. URL: http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=513145
  4. “Guía de seguridad para comprar en Internet”, Rompecadenas, web. URL: http://www.rompecadenas.com.ar/articulos/1203.php
  5. “Compras por Internet”, Alerta en Línea, web. URL: vhttp://www.alertaenlinea.gov/topics/online-shopping.aspx
  6. “Consejos para comprar en internet con seguridad”, proyectosfindecarrera.com, web. URL: http://www.proyectosfindecarrera.com/consejos-comprar/internet.htm
  7. “Diez consejos prácticos para comprar por Internet”, parasaber.com, web. URL: http://www.parasaber.com/economia/ofertas-gangas/comprar-en-internet/como-comprar/articulo/internet-comprar-paypal-centro-europeo-consumidor-ocu-consumidores-derechos-consejos/575/
  8. “Fraudes Online: Compras por Internet”, sitio web Seguridadenlared.org. URL: http://www.seguridadenlared.org/57.html
  9. “Seguridad compras internet”, sitio web cosaslegales.es. URL: http://www.cosaslegales.es/seguridad-compras-internet/
  10. Eduardo René Rodríguez Avila, “Comercio Electrónico II. Factores de Exito y Fracaso“, UPIICSA. Tecnología, Ciencia y Cultura; México, Año XI, Vol. IV, No. 32, Nueva época; mayo-agosto 2003, pp. 18-24. PDF, URL: http://eravila.files.wordpress.com/2010/04/ecommerceii.pdf

Sobre algunos malos servicios de banca de inversión en México.

2011.05.02 Deja un comentario

Tengo más de 10 años haciendo uso de los servicios de banca de inversión (léase fondos de inversión y compra-venta de acciones). Casi el mismo tiempo haciéndolo  a través de Internet. Me inicié en ella antes de que Banamex lanzara sus primeros servicios de información y operación vía internet al público mexicano (un conjunto de servicios en los que por cierto me tocó participar en su diseño y construcción).

Así entonces, he recorrido ya un buen camino y  he llegado a conocer buenos y malos servicios por lo que considero objetivas mis apreciaciones. Hoy en día, si bien no es algo novedoso hacerlo a través de la Internet (salvo quizás por la plataforma a usar– smartphones y tablets) si es algo que creo sigue siendo poco usado o raro en México. La escasa cultura financiera del país seguramente es la principal causa pero los montos que se pedían para abrir este tipo de cuentas también fue un factor determinante, consecuente y de origen. Con las facilidades que hoy en día hay para poder abrir una cuenta de inversión debería ser sólo cuestión de tiempo para que la gente aprendiera y se animara a participar más activamente en la banca de inversión y las operaciones bursátiles. Sin embargo, yo añadiría un nuevo impedimento: los malos servicios existentes que terminan por desalentar a cualquiera.

No conozco todos los servicios de banca de inversión en México pero conozco dos que me sería muy difícil no creer que son los peores que hay. Uno de ellos es el servicio de Banca Patrimonial de American Express y el otro es el acceso a la Banca Patrimonial de Banamex mediante Bancanet.

Hace tiempo, ya más de un año, AMEX dio de baja la facilidad para poder consultar el saldo y posiciones en un contrato de inversión vía web. Así entonces no quedó otra opción mas que telefónicamente apoyarse en un promotor.  El problema con el servicio de AMEX es que uno debe desperdiciar tiempo contactando al asesor (marcar el teléfono y pasar el menú del IVR). Luego uno debe autenticarse y pasar el escrutinio del promotor para asegurarse que el que llama es el cliente (o por lo menos conoce los datos del cliente y por tanto se le confiere ese status), luego (o durante esto) uno debe esperar a que la máquina del promotor (o “el sistema” como éstos le llaman a la aplicación o su equipo) le responda y no se trabe (que de ser así uno debe esperar en línea o pedir lo pasen con otro promotor esperando tenga uno (o él) mejor suerte (o equipo). En fin, uno gasta invariablemente unos 15 minutos en un a llamada de estas, cuando no debiera tomar más de cinco.

A veces me imagino (y los entiendo) a los promotores de AMEX. Con equipos “carcachones”, operando con IE v6 con Windows XP, maldiciendo sus equipos y haciendo como que trabajan para ayudar a mover y especular mucho dinero con un sueldo no muy motivador. A veces algún cliente se quejará, en otras algún jefe les pedirá mayor productividad y me imagino a éstos siempre echando mano de los típicos pretextos “mi equipo se traba”, “el sistema es muy lento”, “necesitamos mejores herramientas de trabajo”, y así ad nauseam.

Sobre el otro servicio, que es toda una historia de terror, dedicare un post posterior, ya que haría interminablemente larga la presente entrada.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 358 seguidores