Las Aduanas Mexicanas

La empresa de paquetería y mensajería más grande del mundo, UPS, propuso al gobierno mexicano cambios legislativos que flexibilicen la importación de mercancías, la modernización de las aduanas, y modificaciones regulatorias que permitan que compañías extrajeras del ramo puedan ofrecer el servicio de paquetería express en el país bajo las mismas condiciones que las mexicanas.
UPS ha propuesto al gobierno mexicano la implementación de sistemas automatizados que substituyan el uso del papel (que se convierte en un cuello de botella para el flujo de mercancías a través de la frontera),
establecer mecanismos que permitan incrementar el valor base para aquellas mercancías que están sujetas al pago de un arancel de importación (ya que incluso cuando se trata del envío de muestras de productos o mercancías a pruebas, que no necesariamente van a ser adquiridas por los clientes y que valen más de 50 dólares, se tiene que pagar un arancel). UPS ha propuesto al gobierno mexicano que se aumente el valor mínimo a 200 dólares.
Flowers afirmó que en México el costo del transporte es más caro que en otras partes del mundo, debido a importantes retrasos provocados por los trámites en las aduanas mexicanas.
En Taiwán, por ejemplo, el procedimiento aduanal permite el paso de mercancías por sus fronteras en 15 minutos, en México el proceso puede tardar horas y hasta días.
Así, la cercanía con México con Estados Unidos es una ventaja y no está bien aprovechada, lo que exige modificaciones al marco regulatorio.

La empresa de paquetería y mensajería más grande del mundo, UPS, propuso al gobierno mexicano cambios legislativos que flexibilicen la importación de mercancías, la modernización de las aduanas y efectuar modificaciones regulatorias que permitan que compañías extrajeras del ramo puedan ofrecer el servicio de paquetería express en el país bajo las mismas condiciones que las mexicanas.

UPS propone la implementación de sistemas automatizados que substituyan el uso del papel (que se convierte en un cuello de botella para el flujo de mercancías a través de la frontera) y  establecer mecanismos que permitan incrementar el valor base para aquellas mercancías que están sujetas al pago de un arancel de importación  a un mínimo a 200 dólares (ya que incluso cuando se trata del envío de muestras de productos o mercancías a prueba, que no necesariamente van a ser adquiridas por los clientes y que valen más de 50 dólares, se tiene que pagar un arancel). UPS señala también que en México el costo del transporte es más caro que en otras partes del mundo, debido a importantes retrasos provocados por los trámites en las aduanas mexicanas (en Taiwán, por ejemplo, el procedimiento aduanal permite el paso de mercancías por sus fronteras en 15 minutos, en México el proceso puede tardar horas y hasta días).

Lo anterior se detalla en un artículo que Excelsior publicó la semana pasada. Un artículo que no dejaría de ser mas que una nota sobre los esfuerzos de una empresa, tratando de sacar el mejor provecho de su negocio en nuestro país (por más buenos deseos que tenga de mejorar nuestro sistema aduanero) y que parecería de interés primordial para importadores o grandes comerciantes. Sin embargo, esto último ya no es así.

Nuestra cercanía con Estados Unidos es una ventaja que no está bien aprovechada, y ya no sólo para o por los grandes importadores o comerciantes sino también para los pequeños consumidores. La Internet ha cambiado todo esto a través del comercio electrónico.

Todo aquel que haya hecho una compra en el extranjero a través de Internet, principalmente, o quienes se hayan visto en la necesidad de recibir un envío del extranjero, habrán tenido la necesidad de hacer uso de los servicios de mensajería o del Servicio Postal Mexicano y, tarde o temprano, tenérselas que ver con las aduanas mexicanas. Inclusive, quienes han viajado al extranjero y no han podido pasar alguna compra en su regreso, habrán tenido que recurrir con algún agente aduanal o el pago de tarifas de importación.

Existen dos razones por las que una persona podría recurrir a efectuar una compra en el extranjero: la imposibilidad de conseguir en México el artículo en cuestión o el precio de éste (inlcuyendo los cargo de empaquetamiento y envío). Para el primer caso, el costo y tiempo de entrega es algo que habrá que apechugar con tal de obtener la mercancía. Para el segundo, resultará una verdadera sorpresa cuando además de pagar cargos adicionales de entrega en nuestro país haya que cubrir impuestos y tarifas aduanales. En muchos casos, estos cargos harán que la mercancía adquirida resulte mucho más cara a que si se hubiera adquirido en nuestro país.

Personalmente he hecho muchas compras a través de la Internet con cargo a alguna tarjeta de crédito. He aprendido que al final pagaré no solo la voracidad de la compañía de mensajería sino también la aduanal (impuestos que dicen que son para proteger la industria nacional pero que digo yo es para llenar las arcas de nuestro voraz gobierno).

Muchas veces también leo notas o conozco gente que desconfía de las compras a través de la Internet. De mi experiencia y los pocos problemas que he tenido, digo que sólo hay que temerle al servicio de aduanas ya que (por aquello de evitar el contrabando de droga, armas y otros peligros para el país) inspeccionan la mercancía y en más de una ocasión he recibido dañada la mercancía (porque maltratan la mercancía al inspeccionarla o mientras está en sus bodegas). Claro que uno puede quejarse y buscar una compensación del daño pero, tratándose del Gobierno,  es causa perdida y al final resulta más sencillo cargar a pérdidas (a últimas fechas por cierto, he venido usando el Servicio Postal Mexicano (Sepomex), si la compra es de un valor bajo, vale la pena correr el riego de enviarla por correo ordinario; es mucho más barato y casi seguro).

Finalmente, al respecto de la nota en el Excelsior. Yo una vez tuve una novia que trabajó para las aduanas. No en vano muchas veces llegó a presumirme la cantidad de lana que los agentes de la policía fiscal llevaban en efectivo y de las transas que hacían, dejándome entrever el negocio que tenían ahí. UPS, el Secretario de Hacienda o cualquier persona podrá hablar de cambio e inovaciones en las aduanas mexicanas pero éstas no van a cambiar. Si las cosas se llevan en papel hoy, no es porque no haya la suficiente tecnología (o ésta les resulte cara). Se lleva en papel porque con el arcaico sistema administrativo con cuentan, las aduanas o cualquier otra dependencia de gobierno encuentra más simple ocultar las irregularidades, corruptelas y transas que en éstas se mueven.

Las aduanas son como la Cueva de Alí-Babá y los 40 Ladrones, UPS resulta muy ingenua si cree que podrá modernizarlas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .