La administración del tiempo

Las ideas sobre cómo administrar mejor nuestro tiempo no son nuevas. Cursos sobre administración y uso del tiempo han sido ofrecidos a profesionistas y ejecutivos desde hace ya algunas décadas. Cursos que, basándose en diversas ideas, experiencias y conceptos, exponen métodos y técnicas para desarrollar disciplinas y habilidades que permiten maximizar la productividad personal a través de la organización de la agenda y el manejo de pendientes. Aunque en un inicio el mercado de estas ideas era visto como más propio del ambiente profesional y de negocios, hoy en día abarca entornos más personales. Ya no es algo que sea exclusivamente requerido por una actividad laboral sino que podemos considerarlo una consecuencia de nuestro ritmo de vida y puede requerirlo cualquier persona, profesionista o no. Inclusive, ya no es algo que sea sólo para un individuo, el manejo del tiempo es un antecedente para la administración de proyectos.

La gran cantidad de información a la que somos expuestos por la enorme cantidad y variedad de canales de comunicación existentes, la facilidad para interactuar con otras personas por medio de éstos y lo que surge de estas dos pone a prueba nuestra habilidad para organizarnos y nuestra capacidad productiva. Somos víctimas de la misma automatización que creamos para facilitar nuestra vida. Tarde o temprano nos vemos obligados a revisar el porqué ya no podemos atender compromisos o realizar actividades y buscar una forma de organizarnos mejor.

¿Cuándo ocurre o cuándo deber ocurrir esto? A menos que nos estemos preparando para una actividad que así nos lo demande, por lo general, la administración del tiempo es algo a lo que recurrimos cuando nos percatamos que algo no está funcionando; cuando comenzamos a perder citas, cuando olvidamos hacer algo a tiempo, cuando nuestros buzones se llenan de correspondencia o las revistas comienzan a acumularse en nuestro escritorio; cuando ya es tarde. No todos se percatan de ello. La administración del tiempo es una necesidad no una formación.

Administrar el tiempo es una actitud correctiva y proactiva. Se trata de ya no repetir errores, de buscar mejorar y hacer más. Mucha gente no lo necesita, gente que es por naturaleza organizada y metódica, o bien su capacidad productiva está en balance con su vida activa. Mucha gente no se da cuenta que lo necesita. En general, si nos preguntamos cuándo o por qué debemos adoptar una técnica de administración del tiempo es posible que pertenezcamos a uno de estos dos grupos. Es un requisito, para administrar el tiempo y para su efectividad, que el individuo decida adoptar una mejor forma a cómo actualmente se organiza, el buscar tratar de hacer más porque se sabe que puede hacerse más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s