El fin de una era “de gorra”

En esta semana el NY Times anunció el inicio de sus “subscripciones digitales”, un esquema de cobro para su sitio web y acceso a contenidos desde sus aplicaciones en dispositivos móviles. Por el momento, las top news en sus aplicaciones para dispositivos móviles, la home page, y frentes de cada sección permanecerán gratuitas, con la posibilidad de leer 20 artículos por mes antes de que a uno le pidan subscribirse. Artículos alcanzados desde buscadores podrán ser leídos, aún habiendo alcanzado el límite ya mencionado (aunque esto podría depender de algunos buscadores).

Obviamente, este es el resultado del impacto de la Internet sobre los medios impresos. Estos quizás pudieron rehusarse en un inicio a poner sus productos para ser consumidos gratuitamente en la red pero la obligada presencia que toda empresa debe tener en la Internet terminó por ganarles. Así, aunque la venta de publicidad en sus sitios web y aplicaciones móviles debió representarles un cierto ingreso seguramente, al final, ocurrió lo que tenía que ocurrir: el acceso gratuito a sus materiales seguramente incidió en la disminución de sus subscriptores (aunque también, seguramente, aumentó su número de lectores) y con ello sus ingresos. Este anuncio ya se había hecho desde hace un tiempo, hoy llegó ya el día, y tanto entonces como ahora el diario indica hacerlo para poder subsistir.

En la web, twitter y varias otras redes y medios pueden leerse las reacciones al evento. La gran mayoría negativas. Yo mismo soy un ocasional lector de este diario y el esquema mencionado no creo que me afecte. Creo que hay mucha gente en mi caso, muchos de ellos quejándose más porque les quitan una cortesía que ya tomaban como obligación que porque realmente les afecte.

Personalmente no creo que este esquema prospere mucho. Quizás sí el diario recupere una porción perdida de subscriptores pero no creo que sea sobresaliente como tampoco inmediata. Quizás en un par de años, y si otros medios adoptan esta idea, pudiera nuevamente sus ingresos por venta de diarios y subscripciones ser significativos. Si el esquema resulta exitoso y otros medios lo adoptan quizás se mantengan accesible los precios.

Por otra parte, si este esquema no funciona porque otros medios se mantienen gratuitos quizás el NY Times adopte medidas más agresivas y de plano sólo sus subscriptores sean capaz de leer sus contenidos. Difícilmente creo que se regrese al esquema totalmente gratuito si esto no llega a funcionar.

Personalmente también, creo que es sólo cuestión de tiempo antes de que los principales diarios en México decidan también adoptar un modelo de cobro para acceder a su contenido en línea desde la web y aplicaciones móviles. Ya hay otros modelos de negocio que han demostrado cierto éxito que podrían sustentar esta decisión, como el el caso de los e-books y las tiendas de música y aplicaciones en línea (como es el caso de las App Store e iTunes Store de Apple).

Coincidiendo con esta nota, también en esta semana aparecieron notas sobre dos cosas. La primera de ellas informó sobre el incremento que ciertas editoriales reportan sobre sus ventas de libros electrónicos y confirman la tendencia negativa en las ediciones impresas, augurando un cierto éxito para los primeros (y quizás también la permanencia de la piratería) y un negro futuro para los segundos.

La segunda nota tiene que ver con las declaraciones de Jon Bon Jovi que acusó a Steve Jobs de ser el causante del estado en que se encuentra la industria discográfica (por aquello de los iPods, iPhones, iPads y las tiendas en línea, junto lo que estos aportan, si no a la piratería, sí a evitar que la gente consuma grabaciones a como lo hacía antes de la aparición del los formatos digitales y sus reproductores).

Al respeto de estas dos noticias, creo que la industria editorial no saldrá tan lastimada como lo ha sido la industria discográfica y falta mucho tiempo como para que se den las condiciones en las que pudiera considerar dejar de imprimir libros y cambiarse enteramente aun formato digital. Para la segunda, yo creo que la industria discográfica, músicos, cantantes y autores (en todo el mundo) deberían reconocer la enorme parte de culpa que tienen en que los consumidores hayan preferido optar por no pagar por un material cuyos precios se encuentran inflados por tantos intermediarios, regalías que se piden y la desmedida voracidad de todos ellos en lo que al dinero se refiere.

Nada es gratis en la vida y al final negocios son negocios. La era de “total gorreo” que nos tocó vivir con la Internet puede llegar a su fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s