Bullying

A últimas fechas he venido escuchando mucho el término bullying, más ahora con la aparición de las redes sociales (dada la fuerza que han cobrado éstas y la forma en la que se da a través de éstas, recibiendo así el nombre de  cyberbulling). El término y concepto es definitivamente viejo. Basta ver la entrada en la wikipedia para entender que esto. Aunque se identificó y etiquetó desde hace mucho, yo creo que en realidad es parte de nuestra propia naturaleza.

No importa la raza o nacionalidad, creencias o culturas, apuesto que hasta entre los monjes tibetanos se da (a su modo definitivamente, pero mientras haya uno que se deje y uno que entienda que puede abusar o simplemente obtener algo de humor de otro será causa más que suficiente para que el bullying aparezca).  Veo que en español, lo llaman acoso escolar u hostigamiento, pero por la raíz del término anglosajón y por la forma a la que mis padres o abuelos se referían a este tipo de actividad, yo creo que una buena traducción también puede ser la de “andar toreando“. “Síguelo toreando y vas a ver como te va”, “no lo torees y déjalo en paz” es lo que muchos de mis mayores me decían cuando me veían que molestaba o acosaba a algún amigo, compañero de escuela o animal, como una advertencia hacia una mala conducta o previsión de que podían haber consecuencias a actos que sólo buscaban causar molestia a otro ser que a mí no me había hecho nada inicialmente.

Como cualquier otro niño, yo también fui víctima del bullying. Por lo que fuera, simplemente no faltaba otro niño o grupo de niños que buscaban molestarle a uno. Claro que uno externaba sus quejas con los padres pero al final ellos nos hacían ver que esto era parte de la vida y uno debía aprender a defenderse y buscar ayuda con los profesores (que uno también entendía que eso sólo serviría momentáneamente y a la postre sólo volvería peor el acoso).

Hoy en día se habla mucho del bullying, desde escuelas hasta empresas. Escuelas, autoridades u organizaciones hablan de su vigilancia y prevención.  Yo me pregunto si no será peor el remedio que la enfermedad. El bullying en nuestra infancia es parte de nuestro aprendizaje y preparación para la imperfecta sociedad en la que nos desenvolveremos cuando crezcamos. Muchas generaciones han vivido y practicado el bullying antes que la nuestra y, si antes era menos escandaloso, agresivo o peligroso que hoy es porque actualmente estamos cosechando los errores de generaciones anteriores. Pérdida de valores, descomposición social, falta de civilidad, demasiada tolerancia y sobreprotección son algunas de las causas por las que ahora vivimos en sociedades más agresivas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s