Sobre el servicio de Banca Patrimonial Banamex por Bancanet (VII)

El pasado jueves 28 de julio, por la mañana, me llamó la última ejecutiva de relación que me contactó al respecto del problema con los servicios de Banca Patrimonial a través de Bancanet (de los dos primeros que me contactaron ya no supe de ellos, pese al compromiso que me indicaron tomarían sobre el seguimiento del reporte y promesas de volverse a comunicar conmigo). Me indicó que estaba dando seguimiento a mi reporte y llamó para solicitar mi ayuda para una validación del servicio y del problema. El dialogo que se produjo fue así:

Yo: ¿Bueno?— contesté el teléfono.
Ella: Buenos días, ¿El señor Eduardo Rodríguez?…
Yo: Sí, soy yo.
Ella: Buenos días. Habla Jazmín, la ejecutiva de relación de Banamex, que le contactó hace unos días— en realidad semanas, pensé yo —sobre su reporte de Bancanet, ¿me recuerda?…
Yo: Ah, sí.
Ella: Le comento que estoy dando seguimiento a su reporte sobre el problema de su consulta— oshhh… empezamos mal, no es sobre una consulta es sobre el poder operar; no dije nada ya que muchos usan genéricamente la palabra “consulta” para referirse a un “diálogo” o servicio y decidí darle el beneficio de la duda.
Yo: Bien.
Ella: En esta ocasión nos estamos poniendo en contacto…, bueno, me estoy poniendo en contacto con usted para revisar el estado del reporte.
Yo: ¿Ya tienen una repuesta?— pregunté sin mucha esperanza.
Ella: Nn-nn-no— titubeó —no. Lo que ocurre es que ya verificamos… bueno, la gerencia del producto ya verificó el estado de su contrato, su número de cliente y nos indica que todo está bien. Me parece que la última  vez que se firmó fue el 20 de mayo, y por lo que nos indican…
Yo: No, ‘perame, ‘perame, ‘perame.  ¿Qué tiene que ver mi contrato y mí número de cliente? No hay ningún problema con mi contrato o número de cliente, y la última vez que entré fue ayer.
Ella: Sí. Eso ya se verificó. Lo que nos piden verificar es …
Yo: ¿Verificar? ¿Verificar qué? ¿Qué siguen verificando? ¿Qué tienen un problema?…
Ella: Sí… permítame… lo que nos indican es que los registros indican que su último acceso ocurrió sin problema y lo que queremos.. bueno— más titubeos —lo que el área a cargo del servicio nos pide verificar es sí el problema se sigue presentando.
Yo: Sí, el problema persiste. Ayer, entré y el problema sigue ahí. Nuevamente les mandé una queja usando la opción “contáctanos ” de Bancanet.
Ella: Sí, tenemos ya la evidencia del mensaje de error que usted amablemente ya nos envió. Lo que nos solicitan es que nos apoye para poder verificar…
Yo: Mira. Yo no me explico por qué quieren verificar esto de nuevo. Ayer entré a Bancanet y verifiqué que el problema persiste.
Ella: Bien, sí. Pero es que la evidencia que nos envió, como le digo, fue de mayo…
Yo: Pues es lo mismo, no tiene caso volver a probar. Yo te aseguro que el problema aún continua.
Ella: Sí pero ahora le pedimos…
Yo: O sea, no me creen.
Ella: ¡No! Claro que le creemos…
Yo: Entonces, ¿para que quieres más evidencia?
Ella: Es que lo que necesitamos ver es que es lo que “está pasando” en estos momentos…
Yo: No me creen.
Ella: Sí le creemos pero necesitamos ver que es lo que está pasando en la comunicación del servicio, porque en la última consulta no tenemos registrado ningún error…— y dale con la “consulta”.
Yo: A ver. Nuevamente. Primero, no tengo problemas para entrar a Bancanet, así como tampoco con el servicio de Banca Patrimonial, por lo que no verán errores en mis accesos. El problema lo tengo cuando trato de hacer operaciones de compra y venta de títulos de sociedades de inversión y acciones.
Ella: Sí, lo entendemos…
Yo: Pues yo ya no entiendo. ¿Para que quieres que haga una prueba más? Ustedes deberían ser capaces de poder reproducir el error y por ende ver que es lo que fluye en la comunicación de sus aplicaciones…— aunque como ya he escrito sospecho que estos pobres diablos no tienen una cuenta de prueba o validación, menos pensar que puedan tener  una cuenta real propia.
Ella: Sí, por eso necesitamos que nos apoye probando porque no tenemos registrado el error.
Yo: A ver, si entiendo bien, entonces tienes habilitada tu bitácora para tratar de capturar el error que se produce.
Ella: Eh… no, ¿cómo? ¿un monitor? No, como tal no.
Yo: Entonces, ¿para que quieres que pruebe?
Ella: Es que es lo que nos están solicitando— OH my goodness! O sea que esta niña no tiene idea de lo que le piden hacer.
Yo: Pero si no tienes un monitor o bitácora… o un sniffer habilitado, cualquier prueba que haga no va a servir de nada. Los resultados se van a perder. Además, yo no te puedo mandar evidencia de lo que ocurre dentro de tus aplicaciones. Las pruebas que haga se quedan de mi lado, a nivel de mi browser, y eso ya se los ha mandado en al menos dos ocasiones.
Ella: Bueno, es que es lo que nos piden…— Lo dicho: ni idea de lo que le piden, menos de cómo hacerlo y mucho menos de que va a obtener.
Yo: Pero no tienes donde registrarlo o guardar los resultados, ¿o sí?
Ella: Nnno…— creo que ni entendió la pregunta.
Yo: A ver, ¿puedes tu activar un monitor, bitácora o sniffer que pueda registrar lo que me dices quieres saber que ocurre en tus aplicaciones?
Ella: No, yo no.
Yo:  ¿Puedes poner en la línea a alguien de sistemas?
Ella: No.
Yo: Mira, no entiendo entonces que es lo que quieres. Ya les he ayudado haciendo pruebas y mandando evidencia. Ya les demostré que no es mi equipo, browser o la configuración de éstos, pese a que se empeñan en tratar de probarlo pero no queda de otra: es un problema de su lado, en sus aplicaciones. Les toca a ustedes ponerse a trabajar y arreglar el problema.
Ella:
Yo: Ya les ofrecí que me digan a qué hora y a donde quieran que vaya para que les muestre el mensaje de error. En sus instalaciones, en sus equipos…
Ella: Sí… bueno… pero eso no será necesario el área a cargo ya está trabajando…— ¿A qué le tendrá miedo?
Yo: ¿Trabajando? “Trabajando mis polainas.” Sí como dices ya están trabajando, ¿para qué quieren más pruebas? No voy a hacer otra prueba que no va a aportar nada nuevo. Consigue a alguien de sus áreas tecnológicas, activen un monitor o bitácora para registrar los diálogos entre sus aplicaciones o un sniffer para las comunicaciones y les ayudo con gusto y como quieras pero no voy a perder tiempo repitiendo pruebas que ya hice y que no van a proporcionar más información de la que ya tienen.
Ella: Bueno, entonces permítame contactar a la gerencia para ver que opciones tenemos…
Yo: Mira, aquí hay alguien que quiere hacer tonto al otro. No digo que tu trates de hacerme tonto a mí, lo que digo es que su gerencia o área a cargo es la que está dándole vueltas al asunto, está solamente dándole largas y no hacen nada. Ya no hay nada que verificar, ya no hay nada que validar. Tienen un problema de su lado. ¡Arréglenlo!
Ella: Sí.. bueno, voy a contactar a los responsables para ver que podemos hacer… — y siguió un bla, bla de despedida.

A diferencia de los primeros dos o tres ejecutivos que me contactaron antes, con quienes pacientemente acepté llevar a cabo las pruebas necesarias para que se convencieran que no es mi equipo, browser, sistema operativo o sus configuraciones, en las dos ocasiones que ha hablado conmigo esta chica ha salido “regañada”. No sé si le queden ánimos para continuar con el seguimiento a mi caso (aunque aplaudo que a diferencia de sus predecesores cumplió contactándome nuevamente) y  así organizar apropiadamente una prueba. Ahora bien, organizar una prueba apropiada para registrar el flujo de las transacciones es posible, pero estoy casi seguro que no lo harán.

Ya entrando en predicciones, voy a atreverme a dar una más. No sería del todo descabellado que ante la negativa de hacer las pruebas, se pongan nuevamente a revisar el estado de mi cuenta y clave de usuario, así como la posición de mi contrato. Tal vez alguien note que tiene una cantidad de efectivo muy baja, en términos práctica insuficiente para poder operar,  y así entonces se les ocurra aventurar una nueva hipótesis del problema. Quizás piensen “pues claro el cliente no  puede operar porque no tiene dinero en su contrato para hacerlo” y se lo comunicará a algún ejecutivo de relación que pensando poder parecer como el héroe de la historia llamará para darme “el diagnóstico”, a lo que yo tendré que contestar “Pues claro que no tiene dinero, si no puedo operar qué caso tiene dejar el dinero ahí. ¿A caso pensaban que dejaría mi dinero ahí, parado, hasta que ustedes se dignaran arreglar su servicio?” y nuevamente a “regañar” al ejecutivo de relación por tan lúdico diagnóstico

En caso de que mi predicción se cumpla, no me voy a desgastar repitiendo lo que aquí ya escribí. Los voy a mandar a esta página para que lean lo que ya pasó y predije ocurriría. Si tal es el caso, entonces, sin duda alguna, los ejecutivos de relación se han ganado a pecho y todas luces el derecho de ser nombrados así, y yo me he ganado el privilegio de podérselos decir: idiotas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s