Bueno, ¿de qué se trata?

Desde hace tiempo que me interesa abrir una cuenta de ahorro para mis hijos con el fin de inculcarles una cultura de ahorro e inversión. La última década y media de mi vida a girado entorno a los servicios bancarios y financieros de Banamex por lo que mi primera intención fue abrir cuentas aquí, a sabiendas de la existencia del producto “Mi Cuenta” (Mic). Supongo que otros bancos manejarán productos similares pero no me había dado tiempo para revisarlo (aunque ya supe del que maneja Ixe, no me quedaron ánimos de tratar con ellos). En cierta medida porque la información sobre este producto no estaba “a la mano” como resulta en el caso de otros (por ejemplo, las tarjetas de crédito, que se ofrecen por correo, telefónicamente, módulos de promoción en centros comerciales y hasta personalmente mediante la visita de algún promotor).

En fin, la semana pasada logré abrirme un espacio en mi apretada agenda doméstica y acudí a la sucursal 209, que se encuentra sobre la avenida de los Insurgentes esquina la calle de Coahuila. Después de sacar mi correspondiente ficha en el “turnomático” pasé con el ejecutivo Banamex 1 de dicha sucursal:

Yo: Hola, buenos días. Me interesa saber sobre los productos o servicios que manejan para niños, me refiero a cuentas de ahorro o similares.
Ella: Claro, tenemos “Mi cuenta” que es una cuenta de ahorros. Sólo que en estos momentos no tenemos plásticos.— ¡Oh! Como odio a los vendedores que no hacen ni el más insignificante esfuerzo por vender.
Yo: Ah. Bueno… pero ¿cuáles son los requisitos para la apertura?— Y no porque quiera darte una segunda oportunidad de que me vendas el  producto sino porque me interesa en verdad, pensé.
Ella: Acta de nacimiento del menor, comprobante de domicilio del menor e identificación del padre o tutor.— Claro que el comprobante de domicilio es en realidad del padre o tutor, no sé porque lo manejan para el menor.
Yo: Bien, y por lo que me indica entiendo que la tarjeta la entregan de inmediato.
Ella: Sí, pero no es una tarjeta que pueda ser usada para comprar, como si fuera de débito o crédito. Puede usarse para retiro de efectivo en los cajeros automáticos o en ventanilla, en cuyo caso se pedirá una identificación del padre o tutor que acompañe al menor.
Yo: Sí, claro. Me decía que no tiene plásticos en este momento. ¿Tiene una idea de para cuando los recibirían?— Yo, de iluso.
Ella: No— ya me lo esperaba, ¿pero por lo menos seguro que los deben tener pedidos? — y no me lo va a creer pero desde hace unos 8 meses que no tenemos— pucha…
Yo: ¿¡Tanto!?— yo no sé de qué me asombro.
Ella: Sí— pero pon cara de vergüenza al menos mujer —y tampoco hay en la sucursal de la Condesa, ni en la de Insurgentes o en la de…— y su voz se perdía mientras pensaba, de verdad que este banco va de mal en peor. Volví a prestarle atención cuando me preguntó —¿Qué sucursal le queda mas cerca?
Yo: Ésta o la de Alvaro Obregón— ¿Que no sería de esperarse que visite a la sucursal que me queda más cerca? Bueno, supongo que se da cada caso…
Ella: Bien, sería cosa de que visite esa sucursal para ver si ahí tienen tarjetas— ¿qué no sería una muestra de profesionalismo de esta ejecutiva que ella lo validara al menos?

Finalmente me retiré, preguntándome si realmente tendrá futuro un banco cuyo personal de primer contacto con el cliente resulta tan indolente, desidioso, desinteresado e indiferente. Por eso me pregunto, ¿de qué se trata? ¿Quieren o no quieren vender sus productos y servicios?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s