De Spider-man y ecuaciones

Spider-man cumple 50 años este agosto. Coincidiendo con esto se acaba de estrenar la última adaptación cinematográfica de este súper héroe1. Espero que sea una mejor adaptación que la pasada trilogía estelarizada por Tobey Maguire.

Creo que como muchos de mi generación, al igual que algunas generación anteriores y posteriores, conocimos a este personaje  por la serie animada del Spider-man, que transmitió y retransmitió muchos años el Canal 5 de Televisa. No sé que tan apegada dicha serie estaría a la mitología que nació del cómic pero a muchos nos gustaba el Hombre Araña por ser una mezcla muy bien pensada de fantasía y ciencia ficción. Fantasía por los poderes arácnidos que Peter Parker recibía de la picadura de la famosa araña radioactiva y las múltiples situaciones y villanos a los que se enfrentaba. Ciencia ficción por el sustento que a muchas aventuras trataron de darle y el ingenio y conocimiento que Peter Parker ponía detrás de muchas cosas, como por ejemplo el desarrollo de su telaraña y lanzadores.

En la última trilogía cinematográfica, tuvieron la puntada de hacer algo biológico con lo de la telaraña (que estrictamente hablando, las arañas secretan la seda de su tela por un esfínter llamado “hilera” que tienen en su parte posterior por lo que hubiera sido lo más natural– una de las razones por las que optaron por algo biológico –que a Tobey Macguire le hubiera brotado una hilera cerca del ano; aunque resultaría algo ridículo verlo voltearse cada que tratara de usar su tela). De aquí que considere la idea de hacer algo biológico lo de la telaraña como una verdadera jalada. Yo espero que esta última adaptación sea algo mucho más apegado al concepto que conocí y con el que crecí, independientemente de como pinten a Peter Parker en esta ocasión (aunque ciertamente el Peter Parker de Tobey Macguire resulta algo ñoño y bobo).

Con la promoción de una nueva película circulan muchas notas, fotos y videos en la internet, casi todas sobre la película y chismes sobre los actores. Verdaderamente es poco lo que uno puede hallar sobre los aspectos de producción (después del estreno aparecen algunos más sobre esto, pero aún así son escasos). Mucho más raro es encontrar cosas como lo que se describe en el video siguiente.

En este video, el Dr. Kakalios explica como desarrolló una ecuación para ilustrar una escena de la película, en este caso a partir de la función de Gompertz y la ley de mortalidad de Gompertz–Makeham, que describe tasas de mortalidad y puede usarse para modelar el crecimiento de tumores.

Referencias.

  1. Sentido arácnido al acecho“, Excelsior, sección Función, infografía, págs. 8 y 9, México, D.F. 2012.07.04. URL: http://excelsior.com.mx/periodico/flip-funcion/04-07-2012/portada.pdf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s