El Fin del Mundo (III)

coyolxauhquiRestando sólo unos pocos días para que veamos si una profecía más se cumple o no, el tema del fin del mundo es ya un tópico de actualidad. Pero, se trata de un tópico cotidiano visto más humorística o irónicamente que como algo que verdaderamente nos preocupe. Ya sea porque la gente no ve indicios que los lleven a pensar que tal presagio llegará a cumplirse o porque al final no nos queda mucho que hacer. La verdad parece ser que es algo que no nos importa mucho. Sin embargo, creo que conviene detenerse a pensar un momento en lo que el asunto realmente representa.

Calendario aztecaComo ya he escrito con anterioridad, me temo que llegado el momento, nuestra especie desaparecerá ignominiosamente llena de pánico, impotente ante algo que nos superará, sin darnos oportunidad de dejar algo que indique que alguna vez estuvimos aquí, que llegamos a desarrollarnos como especie, que no nos aniquilamos egoístamente nosotros mismos, que llegamos a darnos cuenta de nuestra conciencia, que aprendimos, descubrimos y nos maravillamos de lo que pudimos llegar a del conocer del universo.

No tenemos nada que perpetúe a nuestra especie ni a nuestra cultura. Nuestras obras de arte, historia y ciencia se perderán. Quizás ni lo que hay en órbita de nuestro planeta perdure. Irónicamente, sólo la basura que hemos dejado en la Luna, en otros planetas del Sistema Solar, o lanzado al espacio interestelar podrían permanecer para dar cuenta de nuestra actividad.

Uno de los aspectos de lo que sería una verdadera arqueología espacial

En un escenario más sombrío, quizás sólo las naves Pioneer y Voyager lleguen ser el único vestigio de lo que alguna vez fuimos y buscábamos. El que éstas en algún momento puedan ser encontradas por otra forma inteligente de vida parece astronómicamente improbable. Así que, si vemos el asunto fríamente, las posibilidades de trascender en el tiempo a través de nuestras obras ante la  desaparición por un evento cataclísmico de naturaleza planetaria son realmente nulas.

Pioneer 10

Lo más triste del asunto es que a pesar de que ya varias veces hemos pasado ante escenarios proféticos de la anulación de nuestra existencia la verdad es que no tenemos nada preparado para perpetrar nuestra memoria más allá de nuestra vida. Llegado el momento no habrá ya nada que hacer. Si el mundo acaba en un cataclismo en el que desaparezcamos con todo y planeta, nuestra vida habrá sido un verdadero desperdicio.

Todos hemos escuchado, leído o sabido de esas lista de objetos que uno llevaría a una “isla desierta” o las listas de las 10 cosas que uno salvaría o llevaría consigo ante una evacuación o viaje sin retorno. En lo que va del mes,  la versión apocalíptica de estos cuestionarios me ha tocado leerla en diarios, visto en TV o escuchado en la radio de mil maneras. Desafortunadamente, ante escenarios en los que se plantea un cuestionario de este tipo, no hay mucho que decir. Todo al final lleva a un “¿cómo pasarías tus últimos momentos?”. Por supuesto la mayoría de los encuestados y entrevistados responde resignadamente con lo que parece ser nuestra única opción: pasarla con nuestra familia.

Momentos como estos deben recalcarnos lo efímero que es nuestra existencia y lo pobre y sin sentido que muchos de nuestros intereses son en esta existencia. Muy diferente sería por supuesto poder responder a un escenario de esta naturaleza con la posibilidad de enumerar los 10 tesoros que llevaríamos en nuestra escapatoria en busca de un nuevo mundo en el cual rehacer nuestra vida. Claro que esto es– y será por mucho tiempo –algo tecnológicamente fuera de nuestro alcance.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s