De cocinas y administración

OnceTVCocinas de Pesadilla” (“Kitchen Nightmares“) es un reality show conducido por el Chef Gordon Ramsey que se ha transmitido por diversos canales. Yo he visto visto varios de los episodios en diferentes ocasiones a través del OnceTV del IPN. Creo que para un administrador (entiéndase gerente, director) o líder de proyecto (y no necesariamente del ramo culinario) constituye un buen programa educativo. Por supuesto, para quién esté metido en industria culinaria y de administración de restaurantes resultará invaluable. Otro programa de esta naturaleza que vale la pena mencionar es el de Donald Trump: “The Aprentice.

Limpiando el horno

Recuerdo en particular un episodio en el que se expone el caso del restaurante “J Willys“. En este episodio, uno de los cambios implantados por el Chef Ramsey es la reorganización del menú del negocio para reducir de más de ochenta platillos a un poco menos de cuarenta, mencionando que no le extrañaba que este negocio estuviera tan desorganizado. Sólo dijo eso y de inmediato mis engranes dieron vueltas.

Engranes

Ciertamente, un menú amplio y variado requiere del conocimiento de preparación de diversos platillos, de diversos ingredientes (algunos quizás únicos de ciertos platillos) y tal vez de más utensilios de cocina (por los requerimientos de preparación de algunos de ellos), mientras que un menú más simple requiere de menos y que además permite que quizás algunos de los platillos e ingredientes puedan ser compartidos.

Nótese las implicaciones de logística que hay de un menú más amplio a uno más reducido y, quizás, especializado en algún tipo de alimento. Se reduce el conocimiento requerido para la preparación de platillos,la necesidad de tener y almacenar ciertos ingredientes, la necesidad de tener ciertos utensilios (quizás), permite compartir (reutilizar) ciertas preparaciones para (a partir de una base) presentar varios platillos, en fin, todo lo que se desprende de un menú.

Podrá parecer muy propio del caso, pero esto se aplica a otras empresas, y claro vino a mi mente mucho de lo que yo he vivido en cuestiones de desarrollos de sistema de información y su administración. Por supuesto, no puedo evitar recordar el caos de Banamex.

Cuando uno es parte del proceso, es difícil darse cuenta o abandonar la complejidad en la que nos vemos inmersos. En gran parte por la (muy mexicana) presión de vivir al día y atender cosas en el último momento, resulta difícil dedicar un tiempo de estudio y reflexión a tratar de determinar las causas raíz de los problemas y plantear una solución.

Recientemente un alumno me comentaba del concepto de las “máquinas de Goldberg“, esos ingenios desarrollados para hacer de lo más complejo lo más simple. Quizás no todos conozcamos el nombre pero seguro que todos las hemos visto en caricaturas, comerciales,películas o programas de televisión. No sólo eso, creo que todos, desde que empezamos a desenvolvernos por nosotros mismos como miembros de una sociedad productiva, en algún momento de nuestra vida nos volvemos parte de una de estas máquinas y somos partícipes en la creación de al menos una de ellas. No, no me refiero ni me limito al concepto físico de estas máquinas absurdas, muchos de nuestras relaciones sociales, procesos de negocio, trámites gubernamentales o proyectos personales son nada más y nada menos que “máquinas de Goldberg”.

Complejidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s