Mi respuesta a Loree

Estos son los hechos:

a) Señalo que la causa de un problema X es provocado por la ausencia de un objeto B para impedir que los miembros de un conjunto G dejen objetos p, p∈P, fuera de B.

A(G)\rightarrow \!\,p, p \Rightarrow \!\, B, C(B) = true

A(G)\rightarrow \!\,p, \neg \!\,∃B, C(B) = false

donde:

A    = Función de acciones,
\rightarrow \!\, = “Produce”, “genera”.
\Rightarrow \!\, = Asigna,
\neg \!\,   = Negación
∃    = Existencia
C    = Función de propósito de contención.

b) Alguien se atreve a señalar que mi afirmación no es correcta, ya que los miembros de G mismo son la causa de X, de tal modo que

\lim \limits_{\|G\| \to \infty} \|P\|=\infty

 

Ahora pongámosle nombre a las variables,

Sean

P=Basura
B=Botes
G=Gente

Entonces lo que simbólicamente expresa el punto a podemos traducirlo a:

Existe productos, derivados de varias acciones realizadas por la gente, llamados “basura”. La gente produce basura y la basura se coloca en botes para contenerla (no verla, que no estorbe). Ante la ausencia de botes, la basura estorba, se ve, y ese es el problema.

Y la respuesta en el inciso b es

No, el problema es que mientras más gente haya, más basura habrá. Los botes de basura nada tienen que ver, aun cuando sea poca la gente.

La respuesta, entonces, de decir que no es la ausencia de botes sino la cantidad de gente el problema de la basura se ve a todas luces absurda. ¿No?

A este respecto, ayer tuiteaba:

y hoy por la mañana me encontré con esta respuesta
http://twitter.com/Loree_Willaby/status/501503392913833986

Respuesta que no viene al caso como ya he expuesto. No es la primera, ni será la última que reciba de este tipo. Por alguna extraña razón, la gente ya no lee o no razona sobre lo que lee o sobre las respuestas que dará. De cualquier modo, decidí exponer el caso por lo siguiente.

El último año me la he pasado lidiando con aspectos dee procesamiento de lenguaje natural. Hay mucho interés por tratar de explotar todo aquello que expresamos a través del lenguaje. Hay cosas como la anáfora (el elemento gramatical deíctico) que empleamos todos los días con los pronombres para evitar la repetición cacofónica e innecesaria de los sustantivos, algo que hasta los niños de 3 y 4 años llegan ya a adominar pero que es un problema muy difícil de tratar computacionalmente. Imagínense ahora, el problema que es computacionalmente tratar de extraer información de la tuitósfera o la blogósfera cuando las respuestas pueden no tener nada que ver a las preguntas o afirmaciones. La anáfora es difícil y sólo es la punta del iceberg, el problema que aquí señalo está en la parte más baja y profunda ese iceberg que empiezo a descubrir.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s