Aún así

Como era de esperarse, tras el desastre del Airbus 320 de GermanWings, aerolíneas y autoridades se están poniendo a la defensiva. Es una de esas situaciones en las que las empresas reaccionan sólo porque piensan que el público y sus consumidores esperan que así lo hagan pese a que cualquier acción o reacción es innecesaria, sin sentido, infructuosa o contraproducente. Y sí, hubo negligencias, pero como en el pasado, al no haber antecedente nadie pensó algo así sería posible.

The balance between profit and loss

Así como el evento del 9/11, este es un caso que estadísticamente podía suceder, debía suceder y sucedió. Simplemente no hay forma en la que no podamos evitar que alguien resuelto llegue a cumplir sus propósitos sino a lo más dificultárselo. Disminuimos la probabilidad pero si va a ocurrir ocurrirá. No quiero decir con esto que debemos abandonarnos a la suerte. Por el contrario soy creyente de que cada uno forja su propio destino. Lo que quiero dejar claro es no tomar a la ligera las declaraciones de alguien que sólo busca justificar su chamba o sus 5 minutos de fama.

The key is ...

Tal es el caso de las declaraciones que se han escuchado por parte de las aerolíneas, desde que los pilotos tienen prohibido salir de la cabina hasta que deberán haber dos personas en ella (como es el caso de la DGAC en México1). Para vuelos cortos, quizás hasta de 4 horas, la idea de que uno se aguante a ir al baño suena factible. Digo, si uno como pasajero puede hacerlo, un piloto también, con la condición de haber vaciado vejiga e intestinos previamente. Incluso ingiriendo en el vuelo (un médico o fisiólogo nos podrá decir con claridad cuánto tiempo se requiere para volver a necesitar de ir al baño en condiciones normales y así fijar las normas pertinentes). Esto era de esperarse, tal y como se establecieron reglamentaciones sobre el acceso a cabina tras el “9/11”.

Blame game

Muchos pensarán que la posición adoptada por la DGAC es la mejor o apropiada, para mi da lugar a más riesgos: ahora personal que quizás ya no tenía acceso a la cabina lo tendrá nuevamente, poner a quien quede “fuera de combate” no es difícil (golpe, droga), derribar al avión o secuestrarlo continuarán siendo riesgos latentes, inherentes. Sólo basta imaginar cualquier guión de película o novela.

Si bien esto podrá calmar a las masas, para mi la única reducción de riesgo se dará cuando le pongan baño a las cabinas o los aviones sean automatizados con un grado de inteligencia que les permita un cierto grado de “consciencia” sobre su carga, integridad y su entorno.

Referencias

  1. Miriam Paredes, “Piden en cabina dos tripulantes, Excelsior, sección Dinero, pág. 1, México, D.F, 2015.03.31. URL: http://www.excelsior.com.mx/periodico/flip-dinero/31-03-2015/portada.pdf.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s