Votos y votaciones

Mañana es día de votaciones. Mucho alboroto alrededor del asunto, tanto por el hartazgo que el sistema político representa para muchos de nosotros como por el hecho de que el crimen organizado ha estado metiendo mano en el asunto (más desvergonzadamente, porque seguramente lo ha venido haciendo desde hace mucho tiempo, manteniendo un bajo perfil) y por el vandalismo de organizaciones sindicales que como la CNTE ha cometido y ha amenazado por hacer (de una forma mucho más abierta y despreocupadamente, con un perfil muy alto, que el crimen organizado, pero menos efectivo que ellos, ya que éstos últimos eliminan al candidato y punto; las primeras actúan más como terroristas desorganizados y acarreados). Sumando a esto la inacción de los políticos y autoridades.

Estoy viendo y leyendo material sobre sistemas de recomendación. Sistemas que funcionan principalmente a partir de los votos de sus usuarios. Leer y ver hablar sobre votos y votantes terminó por recordarme las votaciones de mañana.

Durante la semana estuve viendo muchas opiniones sobre los  problemas que menciono al inicio, que ha llevado a muchos a manifestarse por no votar. Lo que ya sabemos que esto propicia es reforzar todos los problemas anteriores. Es comprensible no querer votar al ver que el voto no sirve de mucho en un sistema ya corrupto y agotado pero ¿por qué no votar por un candidato independiente (sin afiliación partidista)? Muchos opinan que un candidato independiente es una persona sin experiencia pero si reflexionan al respecto, no hay garantía de que un político de partido la tenga y sí que sea la experiencia (e intereses) del partido la que hable por él.

Y ya entrados en este tema electoral. Dos cosas.

La SEP dió marcha atrás en acciones de la Reforma Educativa, pareciendo que cedía ante la presión de la CNTE. Resulta extraño el silencio del secretario de educación pública, Emilio Chuayffet Chemor, ¿será que la CNTE finalmente lo agarró con algo (de su pasado o presente… o le secuestraron a algún familiar)?

La otra cosa es como la gente pasó el asunto de los 43 normalistas desaparecidos a algo que atribuyen al estado, cosa que la CNTE ha usado muy a su favor para enarbolar aún más sus acciones pareciendo que lucha por justicia popular. Lo curioso aquí es que atribuyen el problema al Estado porque fue un alcalde y su esposa al que se le atribuye la autoría intelectual del crimen y, así, lo ven como una represión estatal y no como una acción del crimen organizado (que hasta donde sabemos “tiene vela en el entierro”). De cualquier modo, mientras no haya evidencia de lo contrario, el supuesto autor intelectual del crimen llegó al puesto de poder por el voto popular, o quizás por la apatía popular de no votar. Para pensarse, ¿no?

Cómo sea, se van a poner interesantes las cosas mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s