Políticos godínez

Leía en uno de esos periódicos gratuitos una nota con motivo del aniversario del terremoto de 1985. Relataban el caso del niño al que rescató la abuela, del cadáver de 3 días de la mamá. El relato indicaba que este niño y su abuela, al perderlo todo y a todos, tuvieron tiempos muy difíciles. Él relata que (con lo que parece ser cierto orgullo), que pese a todo, sólo estudio hasta la secundaria pero ahora cuenta con oficina en un partido político al que ingresó desde muy joven (haciendo labores de intendencia y limpieza, si mal no recuerdo).
Por otra parte, en el Facebook veía también la desaprobación sobre las declaraciones del gobernador de Jalisco, tratando de tener sus 5 minutos de fama, al pedir la ruptura de relaciones diplomáticas con Egipto por la muerte de conacionales en un operativo antiterrorista hace pocos días.
Muchos se preguntan por qué alguien que parece desconocer de estadismo está gobernando un estado. Así también, muchos son los que se enojan por lo disparatado de la solicitud y lo que implica: hay un idiota más en el poder. Creo que si unimos las dos notas que comento tendremos una buena perspectiva de la razón. Gente mal preparada o sin preparación que llega al poder.
La constitución indica que todos somos iguales ante la ley peor pero, ya Karl Marx señalaba “la riqueza será distribuida a cada quien su necesidad y su forma de trabajo”, y eso que lo hacía al describir el comunismo (que creo muchos mal interpretaron). La verdad es que no somos iguales, todos somos distintos. Todos tenemos distintas debilidades y ambiciones. Hay quien es apto para gobernar por su forma de ser pero carece del conocimiento para hacerlo bien (de forma positiva); hay quien tiene muchos conocimientos pero carece de habilidad (o interés) para gobernar. Si bien el precepto constitucional de igualdad es un deseo encomiable, en la práctica tiene serias repercusiones. Ya no estamos en una era en la que saber leer y escribir baste, en la que tener don de mando sea suficiente. Somos muchos y nuestra sociedad compleja. La decisión que un funcionario de gobierno tome no sólo afectará a muchas personas sino también a muchas empresas. Ya no tenemos una disponibilidad inmediata de recursos naturales. Los que hay cuesta mucho obtenerlos y afectamos al planeta al hacerlo.
Si bien es cierto que es admirable que una persona se supere ante la adversidad, como el caso del sujeto éste, sobreviviente del 85, tampoco puede permitirse que una persona sin preparación pueda llegar a asumir papeles donde su decisión afecta a muchas otras (y si el señor tiene ya oficina, hay un puesto de responsabilidad tras él). Si bien esta persona llegó a una posición ejecutiva trabajando duro o porque fue adoptado por alguna organización (apadrinado) o grupo, creo que debe existir ya por ley un determinado límite al que según su cultura y preparación una persona puede aspirar a escalar en la administración pública. De otra forma estaremos leyendo noticias en las que el político en turno llama a conferencia o emite una acción en la que sólo se gasta dinero en su promoción y en su posterior anulación al demostrarse su inviabilidad legal, política o simplemente que era “contra sensus communis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s