TV de paga

The X-Files logoLa TV de paga no es lo que solía ser. Y es muy extraño el modelo que sigue. Uno esperaría que, como tanto se publicita, fuese una alternativa a la TV abierta en la que el pago que uno hace por acceder a su programación, lo librara a uno de ciertas cosas y le permitiera acceder a otras. Específicamente: cortes comerciales, calidad de video y audio original.

Ayer se estrenó el “segundo aire” de “The X-Files“. Mucha publicidad al respecto por todas partes. No se trata de un remake, es una continuación de la serie original. “Dos-dos” en mi opinión, nada nuevo o sorprendente en formato (hasta usaron la misma presentación de apertura) o historia. Si las cosas no se componen no le auguro más de dos temporadas. Quizás menos. Any way, no es la mencionada serie el punto de esta entrada sino la forma en la que, al menos para la Ciudad de México, se ha presentado.

Bart SimpsonSiendo un programa al que tanta publicidad e inversión se le ha dado, ¿por qué estrenarlo a las 11 de la noche? ¿No sería cuerdo pensar en hacerlo en un horario estelar? ¿Acaso resultan más redituables “The Simpsons” (pese a que son contemporáneos y se transmiten repeticiones)? No es la primera vez que esto pasa. Algo similar ocurrió con la continuación de “Cosmos”. Transmisiones a las 11 de la noche, e inclusive, media noche o 01:00 hrs. ¿Quién llega a ver estas cosas? Seguro no es la misma audiencia que si se programaran a las 19, 20 o 21 horas…. incluso a las 22 horas.

Se supone que uno adquiere un servicio de TV de paga por el privilegio de acceder a estos contenidos antes de que llegue a la TV abierta, si es que llega. Pero, con estos horarios, no veo claro la razón de la estrategia. Ayer fue un capítulo doble, uno tras otro. Y además lo repitieron, inmediatamente. Así que que, de las 23 horas hasta las 2 hrs de hoy fue el estreno de esta “segunda venida” de los X-Files. ¿Quién los vio? Pregunto.

The X-Files at The Simpsons

A lo anterior debemos sumarle la extraña estrategia de substituir los cortes comerciales por promos y cortes de canal, que después de una tercera vez uno ya se los aprendió; y hay canales como “The History Channel” en el que son cada 5 minutos, repetitivos y fastidiosos. Si fuese publicidad uno lo entendería, formas de hacer que el canal adquiera ganancias y así mantener el costo de subscripción bajo pero no es así, sólo es promoción y publicidad del mismo canal.

A esto debemos sumarle el que cada vez más sean las series dobladas. El “idioma original” que tanto usaban para promoción se estos servicios es casi ya cosas del pasado. En lugar de ser mayoría, los canales que transmiten contenidos subtitulados son cada vez menores. Y, en muchos de éstos, audio y subtítulos alternos ya no están disponibles. La señal mal doblada que uno recibe es lo único que hay.

Ya una vez escribí mis quejas sobre la falta de respeto del Canal 5 para con su audiencia. Al menos en el caso de Dish, parece que para allá va el asunto. Así como pasó con los cines y los videoclubes, estos son los factores que van minando un buen negocio y que servicios como Netflix y facilidades como YouTube aprovechan. ¿Vale la pena seguir pagando por esto?

El logo de Dish

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s