LaTeX

LaTeX presupone una filosofía de trabajo diferente a la de los procesadores de texto habituales (conocidos como WYSIWYG, es decir, «lo que ves es lo que obtienes», del inglés “what you see is what you get”) y se basa en instrucciones que deben ser explícitamente declaradas, como en cualquier lenguaje de programación. Tradicionalmente, este aspecto se ha considerado una desventaja (probablemente la única). Sin embargo, LaTeX, a diferencia de los procesadores de texto de tipo WYSIWYG, permite a quien escribe un documento centrarse exclusivamente en el contenido, sin tener que preocuparse de los detalles del formato. Bueno, al menos eso es lo que de dice pero dista algo de ser enteramente verdad.

Logo

Además de sus capacidades gráficas para representar ecuaciones, fórmulas, notación científica e incluso musical, permite estructurar fácilmente el documento (con capítulos, secciones, notas, bibliografía, índices analíticos, etc.), lo cual brinda comodidad y lo hace útil para artículos académicos y libros técnicos.

La elaboración de documentos requiere normalmente de dos etapas: en la primera hay que crear mediante cualquier editor de texto un archivo fuente que contenga el texto que queramos imprimir. La segunda consiste en procesar este archivo; el procesador de textos interpretará las instrucciones escritas en él y compilará el documento, dejándolo preparado para que pueda ser enviado a la salida correspondiente, ya sea la pantalla o la impresora. Ahora bien, si se quiere añadir o cambiar algo en el documento, se deberán hacer los cambios en el archivo fuente y procesarlo de nuevo. Esta idea, que puede parecer poco práctica a priori, es en realidad muy familiar para todo programador .

El modo en que LaTeX interpreta la «forma» que debe tener el documento es mediante etiquetas. Por ejemplo, \documentclassarticle le dice a LaTeX que el documento que va a procesar es un artículo. Puede resultar extraño que hoy en día se siga usando algo que no es WYSIWYG pero las características de LaTeX siguen siendo muchas y muy variadas. También hay varias herramientas (aplicaciones) que ayudan a una persona a escribir estos documentos de una manera más visual (LyXTeXmacs y otros). A estas herramientas se les llama WYSIWYM («lo que ves es lo que quieres decir», “what you see is what you mean“).

Una de las ventajas de LaTeX es que la salida que ofrece es siempre la misma, con independencia del dispositivo (impresora, pantalla, etc.) o el sistema operativo (MS WindowsMacOSUnixGNU/Linux, etc.) y puede ser exportado a partir de una misma fuente a numerosos formatos tales como PostscriptPDFSGMLHTMLRTF, etc. Existen distribuciones e IDEs de LaTeX para todos los sistemas operativos más extendidos, que incluyen todo lo necesario para trabajar. Hay, por ejemplo, programas para Windows como TeXnicCenter, para Linux como Kile, o para OS X como TeXShop, todos liberados bajo la Licencia GPL. Existe además un editor multiplataforma (para OS X, Windows y Linux) llamado Texmaker, que también tiene licencia GPL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s