De cultura e infraestructura vial (66)

RedAño bisiesto. Un 29 de Febrero que cae lunes. El título IV del nuevo reglamento de tránsito de la CDMX1 está dedicado a las normas de seguridad para la conducción de vehículos, en general. Sin embargo, las sanciones sólo son para conductores de vehículos automotores. Sí, se señala que para los conductores de vehículos no automotores se aplica una amonestación verbal, pero eso y nada es lo mismo.

Del artículo 37 al 43 está muy bien señaladas las medidas de seguridad que deben seguirse para evitar que se presente un accidente por la conducción de un vehículo y sobre las características de éste. Igual, la sanciones solo son para vehículos automotores. A los ciclistas sólo se les amonestaría pero, ¿qué pasará cuando por un accidente sea provocado porque un ciclista falló en obedecer lo indicado en este reglamento?

El título V está dedicado a la regulación de “la manejada”. El artículo 44, fracción I, inciso a sólo indica que el conductor debe portar la licencia. No sé si sea nuevo esto. Siempre he pensado que tarjeta y licencia son lo básico. Sin embrago, ahora el artículo 46 exige tener seguro. Esto último creo que está bien. Este artículo señala que se tienen 45 días para cancelar la multa al presentar el seguro. No hay arrastre del vehículo.

El capítulo II se dedica a la conducción bajo efectos de substancias. Aquí se menciona que de ser detenido se pide la licencia, tarjeta y seguro. Esta es una de las cosas que hacen complicados a los reglamentos. Debería indicarse al inicio, por ejemplo, que para  toda sanción y sus excepciones se pedirán tales y tales documentos, en lugar de tener todo este conocimiento difuminado por todo el reglamento.

Algo relacionado con lo anterior es el protocolo que el oficial debe seguir. Por ejemplo, en el artículo 52, se indica que el oficial que procederá con una detención debe identificarse con nombre y número de placa, que hasta donde he leído, hasta aquí es donde se menciona por primera vez. Lo malo es que es para el caso de un infractor bajo influjo de alguna substancia, que seguramente no recordará si el oficial procedió o no como señala el reglamento y que es uno de esos detalles con los que un proceso legal puede desestimarse.

Dos artículos interesantes de esta sección son el 56, que señala que un peatón puede solicitar que un ciclista se remitido ante el juez cívico por un accidente (bajo petición del agraviado) e inclusive a otro peatón por agravios físicos o verbales. En el artículo 57, se indica la posibilidad de reclamar daños por falta se señalamiento y mantenimiento vial.

Referencias

  1. Reglamento de Tránsito del Distrito Federal“, Gobierno de la Ciudad de México, sitio web de la Consejería Jurídica y de Servicios Legales, Gobierno del la Ciudad de México, Distrito Federal, México. Publicado: 2015.08.17; consultado: 2015.12.04. URL: http://www.consejeria.df.gob.mx/portal_old/uploads/gacetas/0dfe0f2c2728da104e72f26974d2ad23.pdf y https://eravila.files.wordpress.com/2015/12/rtdf2015.pdf.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s