De evaluaciones y desempeño (1)

Había (o aún hay quizás) un promo o viñeta en la radio, al respecto de un programa que transmiten en la estación de la UIA (FM 90.9 MHz) de nombre “Horas Hábiles” que se transmite de lunes a viernes y que escucho a las 14 hrs (no sé el horario del programa). El promo dice en algún momento: “…desde el momento en que buscas ser más productivo, estás dejando de serlo…“. Palabras más, palabras menos. Una frase que es una joya de nuestro tiempo, porque, efectivamente, si esta era tiene algo que la podría caracterizar es la frenética necesidad de reportar productividad a costa de invertir más tiempo en ello que en lo que efectivamente debería estar produciéndose.

Produktivnost

Por todos lados hay la necesidad de crear scorecards, cuadros de mando, cuadros de control gráficas, generar reportes y cuanta cosa se les ocurra a los administradores para justificar su chamba a costa de quienes hacen que se generen ingresos en las empresas que les pagan. Desafortunadamente nuestro país es un país de administradores y no de creadores, es decir, de mayor gente administradora que gente técnica o científica por lo que el problema es grave.

Productivity

Durante mi estancia en el CIC he visto cada semestre a muchos investigadores corriendo (y maldiciendo a la burocracia) para generar sus reportes y recolectar evidencia para participar en una convocatoria de promoción o para responder al llamado de algún jefe o autoridad para participar en un concurso de revisión de nombramiento, por alguna beca del IPN, para aplicar por un financiamiento, etcétera. Al final es lo mismo. Cada vez que se requiere demostrar y justificar el porqué ellos deben ser financiados o promovidos, deben imprimir una enorme cantidad de documentos (CV, títulos, diplomas, constancias, artículos, formatos, reportes de proyectos de investigación, portadas de libros escritos y cuanta evidencia se le haya ocurrido al convocante (IPN, CONACyT, SEP, etcétera) para conocer al candidato y saber qué productividad ha tenido en el año o pasados tres o cinco años. Para gente que vive de aprender, generar publicaciones, dar conferencias e impartir cursos, recopilar lo que se pide puede ser una labor de varios días. Tiempo que consideran desperdiciado porque, como señalaba al inicio, “están dejando de ser productivos.” Adicionalmente, pese a que estas evidencias se piden en formato digital, el desperdicio de papel no disminuye pues muchas veces piden que las evidencias y formatos estén avaladas con la firma de un supervisor, quien pide ver algo físico para poder estampar su firma y así poder “escanear” el documento firmado para su envío. Por supuesto, todo esto es una actividad y proceso de la que sólo se escuchan pestes.

Por experiencia propia sé que ni el gobierno ni la iniciativa privada están exentos de estas prácticas, incluso pueden ser peores ya que no es algo que se tenga que hacer sólo una vez al año sino varias veces. Es cuando uno se pregunta “¿o trabajo, o reporto?” sabiendo que puede ser preferible trabajar, pues eso es lo que da para reportar pero ante la insistencia de los supervisores y jefes, cuya razón de existir es sólo pregonar que hacen algo, y si uno no les da que pregonar le sancionan, no queda de otra más que reportar lo que se hubiera hecho y logrado de no haber perdido tiempo reportándolo, creando un círculo vicioso y red de mentiras que matan toda productividad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s