Servicios obligatorios

Cuando era adolescente, una de mis principales preocupaciones era la del servicios militar. Eso de que había “que ir a marchar” no me entusiasmaba nada; la idea de que podía quedar “encuartelado” y perder un año de mi vida, menos. Todo esto basado en los rumores e historias que uno iba escuchando de los papás y gente mayor con la que uno se iba topando en la vida.

Conforme me iba acercando a los 18, era más evidente para mí que seríamos demasiados como para ser “encuartelados” pero aún me quedaba la preocupación de tener que perder los sábados yendo a marchar, sembrar arbolitos, limpiando calles o haciendo alguna ocurrencia tuviera la SEDENA. Cuando cumplí los 18 y comencé a hacer el trámite correspondiente para obtener la Cartilla del Servicio Militar, me quedaó claro que sólo por alguna ocurrencia del encargado de la oficina de reclutamiento tendría la mala fortuna de alguna de estas dos cosas que me preocupaban. Después entendí que, al menos para la zona metropolitana, sólo los anticipados o remisos tenían las posibilidades de pasar un verdadero servicio militar. El resto sólo debía entregar su cartilla y esperar un año para recogerla ya liberada. En pocas palabras, mero trámite. Un chiste eso del “servicio militar”.

Hoy, ya mayor, veo las cosas diferentes. Entiendo que por la enorme cantidad de gente en la zona metropolitana del Valle de México, resulta imposible que se puedan dar abasto con todos los adolescentes que pasan a ser ciudadanos pero creo que el servicio militar sí debería ser obligatorio tanto para hombres como mujeres y que fuera un momento en el que uno aprende aquello que no se aprende hasta que lo vives, si sobrevives: técnicas de supervivencia, primeros auxilias, uso básico de armas. Claro que, como muchos dicen esto luego lo usan para delinquir.

Ahora que he estado dedicado principalmente a la vida doméstica, creo yo que también habría que exigir un servicio doméstico obligatorio. Un periodo de tiempo dedicado a la casa, a vivir y saber vivir teniendo que lidiar con la vida en familia y el saber llevar un hogar. En algunos países existen clases de “economía doméstica”, países donde se promueve más el desarrollo individual, sin que esto signifique que no se promueva o cuide el desarrollo familiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s