De cultura e infraestructura vial (85)

OrangeSi bien los problemas ambientales de la CDMX podrían atacarse con autos eléctricos, la solución no es sólo comprarlos. Su existencia y mantenimiento plantea problemas propios1. Primero, su carga; requiere tiempo y es un costo. Segundo, mantenimiento y desechos. La primer pregunta aquí es ¿tiene la CFE capacidad para enfrentar la demanda? La segunda pregunta es ¿las tarifas de consumo se ajustarán a la baja, al alta o se mantendrán? Otra pregunta es ¿cómo afectará a nuestro hábitos el ahora tener que recargar nuestros vehículos?

A la primer pregunta, a “ojo de buen cubero” diría yo que hasta los primero miles de vehículos no deberá haber problema. Las cosas podrán ponerse pesadas cuando empiecen a sumarse decenas de miles de vehículos eléctricos que deban ser recargados todas las noches. Una alternativa es también que en estacionamientos y centros de trabajo, los vehículos sean enchufados. Esto podría distribuir la necesidad de recarga a lo largo del día. ¿Quien pagará por esa energía? En el caso de los estacionamientos veremos como ahora habrá tarifas especiales si se desea recargar el vehículo o cobrarán la energía aparte. Veremos estaciones de recarga, rápidas y normales en lugar de las tradicionales gasolineras. Quizás entonces el recargar el auto se transforme en un pretexto de reunión social en lugar de una parada momentánea en el camino. Al final, tarde o temprano, la CFE se verá en problemas si no se empieza a prever el tema ahora. Yo veo un aumento a las tarifas eléctricas para hacerse de recursos para enfrentar este reto. También veo un repunte en las tecnologías solares para combatir gastos eléctricos.

A la segunda y tercer pregunta, algo ya se ha mencionado en el párrafo previo. Hoy en día nos hemos adaptado a la rutina de recarga del celular pero un auto no es un celular. Veo difícil que empresas, centros de trabajo y negocios permitan recargar a un auto en la misma forma como lo permiten con el celular.

RedTambién sabemos que, al igual que con los celulares, el desecho de los productos eléctricos y electrónicos es delicado, especialmente las baterías. Sí, seguramente dirán que un auto eléctrico o híbrido no es lo mismo que un celular, que no se cambiará tan frecuentemente. ¿En serio? ¿Cuántos cambian celular cada mes o tres meses? ¿Cada año? Por supuesto que depende del modelo pero según recuerdo las estadísticas hablaban de 9 a 16 meses como el periodo de cambio. Ciertamente un auto no es lo mismo que un celular pero ante el ahorro que representarán, no veo imposible la renovación del auto cada dos o tres años, máxime cuando se ve el fin de la vida útil de sus baterías y otros subsistemas. Además, no dudo el que aparezcan “autos chinos” desechables por ahí. Aunque tengan un periodo de vida útil mayor, por tamaño, yo creo que el desecho de baterías se va a volver un problema creciente.

Incluso hay problemas curiosos, como el caso del ruido, o quizás deberemos decir, la falta que ruido que tienen. A muchos les preocupa que por ser tan silenciosos puedan representar un riesgo2.

 

Referencias

  1. Saúl López, “Mi experiencia con el Tesla Model S tras dos años con él“, Hipertextual, web; publicado: 2016.04.16, consultado: 2016.06.22. URL: http://hipertextual.com/2016/04/tesla-model-s-experiencia-opinion.
  2. Jorge Valero, “El complejo asunto de los autos eléctricos“, sitio web Hipertextual, publicado: , consultado: 2016.05.02. URL: http://hipertextual.com/2015/12/ruido-coches-electricos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s