John McCarthy, la IA y la prueba de Turing (1)

Durante el mes de mayo e inicios de junio del 2014 me la pasé escribiendo lo que será el primer capítulo de mi trabajo de tesis (más lo que resulte de la revisión de mis directores). Como parte de los puntos a desarrollar está el referente a la  inteligencia artificial y obviamente el nombre de John McCarthy salió a colación. Mientras escribía este capítulo, con varias cosas me topé y varias más sucedieron, interesantes y dignas de contarse.

inteligenciaEl primer punto es el nombre del área. Todos hemos oído los términos “inteligencia artificial”, “artificial intelligence“, “IA” o “AI“, ya sea por el cine, TV, literatura o cuestiones académicas. Tomamos el término como una palabra más de nuestro vocabulario práctico. No nos preguntamos mucho sobre lo que implica o cómo debemos emplearla. Simplemente sabemos que representa algo que no está vivo y que exhibe un comportamiento equiparable al nuestro, al humano. Por supuesto hay mucho más detrás de éste concepto.

Estos pensamientos, imagino, debieron ser parte de los primeros que John McCarthy debió tener cuando elaboraba el memorándum, que junto con otros respetables investigadores de su tiempo, presentarían al Darmouth College para organizar su escuela de verano dedicada a la exploración de la reproducción de una inteligencia no humana en los promisorios equipos de cómputo de la década de 1960. Y escribo “reproducción de una inteligencia no humana” porque en aquellas épocas la ingenuidad del hombre consideraba que con sólo un poco de esfuerzo e investigación, si no podría conseguirse tal ente inteligente, por lo menos quedarían establecidos los caminos para alcanzarlo. También, me parece, se consideraba que la inteligencia es algo separado de la voluntad y de la bondad (que implica rigurosamente maldad). Personalmente me da la impresión que la gente pensaba que sería posible crear grandes mentes imparciales, que actuarían por lo que la lógica y los principios científicos dictan y no por meras impulsivas cuestiones emocionales, siendo todo esto considerado implícitamente bueno. Sin embargo yo siempre he dicho que con el grado de inteligencia va el grado de bondad o maldad; es la calidad de la enseñanza moral lo que al final dicta a donde se inclinarán las acciones del individuo (su sociopatía). Para mí, crear una inteligencia equiparable a la humana implica que esta tenga la capacidad de reconocer su existencia, su entorno y, por tanto, una necesidad de protección e integración.Bien y mal

Con un enfoque más ingenuo y mecánico, McCarthy buscó una combinación de palabras apantalladoras y rimbombantes que pudieran, de manera breve y concisa, dar fe de lo que buscaban. Según declaró después McCarthy, él acuñó el término y, seguramente, pensó que sólo quedaría en el ámbito académico. Pero, como suele suceder en estos casos, la palabra permeó más allá de ese entorno.

John McCarthy ya murió1, 2 . Muchos avances se dieron en el área que él bautizó y al mismo tiempo muchos huecos quedaron por llenar. Como el tiempo mismo demostró, lo que inicialmente llamaban “inteligencia” no lo era del todo, y lo que no considerábamos inteligencia es parte fundamental de ésta (como las emociones y sentimientos).

Referencias

  1. Muere John McCarthy, creador de la inteligencia artificial“, Excelsior, web, 2011.10.26, consultado 2014.06.18. URL: http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&buscado=1&id_nota=777189.
  2. Falleció ayer John McCarthy“, Excelsior, sección Dinero, pág. 14, México, D.F., 2011.10.26. URL: http://www.excelsior.com.mx/periodico/flip-dinero/26-10-2011/portada.pdf.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s