Un recordatorio

Esto me acaba de pasar. Un recordatorio del imperfecto mundo en que vivimos y que debemos aprender a vivir en éste.

Fui a la sucursal 3529 Bancomer que está cerca del CIC (en el mapa está donde se señala el “Corporativo del grupo Scorpion S.A. de C.V.”). De una cuenta de débito compré tiempo aire y retiré algo de efectivo. El ATM (por sus tuercas) retuvo mi tarjeta. Como es de esperarse, en ese momento a uno le invade la rabia, frustración, incredulidad, temor de que aparezca un escuadrón de policías, me voy o no me voy, dejo mi tarjeta o trato de recuperarla … en fin. Pensando unos segundos en el asunto decidí que lo mejor era llamar al banco. Ni siquiera busqué un teléfono en la sucursal, use mi celular. Lo que sí es que, sin importar la razón, la tarjeta debía ya darla por perdida.

Mientras me comunicaba a la “Línea Bancomer” una pareja llegó y usó el mismo cajero (con número 6016). También les pasó lo mismo. La chica me dijo que de hecho era una tarjeta de otro banco. Quién la acompañaba trató de usar el teléfono que está en sucursal (del que no me había percatado). Recordando ahora la escena deduzco que el mugroso teléfono de ahí “sirve para dos cosas.”

La señora que me atendió me pidió el número de la tarjeta (¿quién se sabe el número de sus tarjetas?… bueno, sí, yo me sé el de la que uso para entrar a la banca electrónica de este banco, que no era la tarjeta retenida) le dije que no lo sabía y me preguntó datos personales para localizarme en su sistema. Lo hizo y se procedió con la cancelación del plástico. Luego me preguntó si tenía donde anotar. Obviamente, como le puede pasar a cualquiera, no llevaba pluma. La señora me decía que era importante que anotara el número que me daría, era lo que necesitaría para obtener la reposición. Pensé sería un numero de folio pero resultó ser el número de la tarjeta. Usé mi celular para anotar el número, en gran parte también para ver si podía hacerlo (es decir tener una aplicación abierta y el phone con una llamada, sí se puede… nunca lo ha había hecho). Muy paciente la señora (aunque se le notaba cierta urgencia ya por terminar la llamada) me dictó el número y lo verificamos varias veces.

Después vinieron los obligados tweets y la oportuna respuesta de Bancomer por ese canal. Un comentario final era obligado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s