De cultura e infraestructura vial (114)

La semana pasada, gracias a la cortesía de un exalumno, hice uso por primera vez de los servicios de Uber. La persona que conducía el auto compartía mi punto de vista sobre varias cosas de nuestra cultura e infraestructura vial:

  • Resulta muy ilógico la enorme cantidad de recursos destinados a la reparación.. o al meramente “rehacer” de las banquetas en muchas zonas de la CDMX. Mucha gente señala que esto es un negocio del actual jefe de gobierno o de lo delegados (vox populi). Aceras en buen estado son rehechas mientras que muchas cacarizas o deterioradas por árboles u obras son ignoradas y, salvo porciones de muchas de las banquetas intervenidas, a menos que uno quiera pistas de patinaje, no hay razón para obras que “buscan mejorar el paso del peatón”. Eso sí, banquetas más anchas o nuevas sólo atraen al comercio informal, quienes terminan sacándole mejor provecho al nevo piso y jardineras puestas para disuadirlos. Y resulta muy ilógico cuando hay calles en muy mal estado que entorpecen la circulación de aquello que es la principal fuente de contaminación de la ciudad (a decir de las autoridades) y convendría minimizar su permanencia en las calles.
  • A lo anterior debemos sumarle que esos recursos deberían ser invertidos en “educar”, “conscientizar” o “disciplinar” (llámenle como quieran) a los actores del sistema de tránsito: conductores, ciclistas y peatones. Cualquier infraestructura que pongan, señalamientos y demás no servirán mientras no se le obligue a la gente a obedecerlos.
  • Los vigilantes de la observancia del reglamento vial ya no sirven, me decía mientras observábamos a un “franelero” sacar propinas (o cobrar) por facilitar el paso a autos del Circuito Interior que se incorporában a Tlaplan, mientras agentes de tránsito estaban aparcados sobre el jardín del trébol vial, a la sombra de un árbol tomando refresco, insensibles del caos vial que había.
  • Lo poco práctico o ridículo que resulta circular a 50 km/h. Se dice que es porque así se evitan accidentes de tránsito, especialmente atropellamientos. Pero, ¿en vías donde difícilmente cruzarán peatones también?
  • El empoderamiento que se le ha venido dando al peatón está equivocado. No estamos en contra de la cortesía o prioridad que un peatón deba tener al pasar una calle pero de eso a casi decirle que puede hacer lo que le venga en gana sin sanción alguna es otra cosa, y está mal.
  • El gobierno debería ayudar en la adquisición de autos eléctricos. Seguramente no es lo mismo comprar uno que algunos miles. Descuentos habrá y la inversión puede ser recuperada con créditos accesibles.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s