De cultura e infraestructura vial (119)

Siempre sale algo de qué escribir. Así ocurrió durante la semana pasada, con anuncio de que una juez del la CDMX declaró inconstitucional la aplicación de las fotomultas. Hubo un breve alboroto al respecto, ya que, la nota señalaba que el GDF (o tal  vez debiera escribir GCDMX) debería devolver los pagos efectuados.

No puedo negar que, siendo un infractor atrapado por estos dispositivos (estuve tentado a escribir “víctima” de estos dispositivos, como muchos se sienten pero lo que escribiré más adelante debería dar una idea del porqué de la decisión final) me alegró la declaración, así como el que “devolverán el dinero” aunque algo muy dentro de mi sabía que esto no era posible.

Primero, creo que todos estamos conscientes que debe haber orden para que algo funcione, mas cuando hay humanos de por medio. Sabemos que un reglamento de tránsito es necesario y que debe obedecerse pero parece que algo dentro de nosotros nos obliga a hacer lo contrario. ¿Por qué? Bueno, no creo que pueda dar una respuesta que satisfaga a todos, pero para mi, en lo personal, se reduce a “si el otro lo hace, ¿por qué yo no?” (nos dejamos influenciar por conductas equivocadas a pesar de saber que no son correctas, pero tememos que al no optar por “la vía corta” o “rápida” parezcamos menos “osados”, “avispados” o “con criterio”, cuando debiera ser lo contrario). Creo que la mayoría estará de acuerdo en que pensar que no hubiera un reglamento de tránsito es algo equivocado.

Segundo, el reglamento nos permite a todos hacer un uso justo y equitativo de la infraestructura vial en igualdad de condiciones y circunstancias, así como evitar la presencia y suma de factores que creen las condiciones necesarias para un accidente.

La regulación de velocidad es algo necesario y obligado por y para estos dos puntos. Todos estamos conscientes de ello pero ignoramos las reglamentaciones. Tal vez la existencia de las fotomultas sea algo anacrónico a lo que plantean los términos constitucionales y haya que actualizar la constitución para evitar estas controversias. Por el momento , ante el marco legal existente, esto es lo que se presenta. Pero, muy a parte de esto, sabemos que, ante la inutilidad de la SSP, las fotomultas son necesarias y válidas. ¿Por qué alegrarnos de que las quiten?

El Jefe de Gobierno de la CDMX ya ha declarado que las fotomultas seguirán pues “salvan vidas” (algo demagogo y populista me parecen estas justificaciones pero se las concedo). Lo que al final no me ha sorprendido. Mi esposa me dice que la devolución del dinero será sólo para aquellos que se ampararon ante estos dispositivos (de todos modos yo no me hacía a que esta “devolución” fuera fácil o pudiera proceder al final). De cualquier modo no pude evitar expresar cierta rebeldía.

Lo que sí me parece equivocado es el que la administración de las fotomultas se haya concedido a un particular y que se le haya fijado una cuota, pues se presta a que para el cumplimiento de esta cuota haya “infracciones forzadas o inventadas”.

Referencias

  1. Fallo contra fotomultas no es un revés, seguirá operando: Mancera“, Radioformula, web. Publicado: 2017.03.07; consultado: 2017.03.13. URL: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=667553&idFC=2017.
  2. Laura Ballesteros, tweet 839458677136502786. URL: https://twitter.com/LBallesterosM/status/839458677136502786.
  3. Mauricio Ayala, tweet 838801733027409920, URL: https://twitter.com/huichol19/status/838801733027409920.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s