De cultura e infraestructura vial (121)

Bueno, aunque dejo atrás el asunto de las fotomultas, un tema relacionado con los autos y del que se ha mencionado algo recientemente es sobre las directrices que se fijarán en términos de construcción y que están relacionadas con el espacio de estacionamiento1.

Yo he venido expresando mi descontento por la forma en la que las últimas administraciones han venido manejando el asunto del uso del automóvil. Creo que algunos dirán que incluso estoy a favor de su uso. No niego que esa puede ser la imagen proyectada pero lo que he buscado expresar es que estoy en contra a que se busque desincentivar el uso del auto haciendo que cada vez sea más difícil su uso (reducciones de límites de velocidad, eliminación de espacios de estacionamiento, disminución de espacios de circulación) sin que se proporcionen medidas o alternativas reales de substitución.

Sabemos que nuestras calles y avenidas están muy congestionadas, que el comercio de autos se ha disparado (donde por cierto, y paradójicamente,  no es de extrañar que los fabricantes de autos presionen al gobierno para fomentarlo), que la densificación urbana aumenta con la construcción de edificios donde antes había una casa o vecindad. En fin, más gente, mucha con automóvil (que aún se mantiene en el colectivo como una meta de status social y realización personal o profesional). Vemos que espacio en muchas importantes avenidas es reclamado para el transporte público como carriles exclusivos para éste y como ciclopistas. Vemos que espacio de estacionamiento es eliminado so pretexto de ampliar el espacio peatonal (que finalmente es explotado por el ambulantaje) y biciestacionamientos. Si a esto le sumamos un reglamento de tránsito que fomenta las malas costumbres de peatones y ciclistas y que los privilegia en su andar sin ser sujeto de sanciones por actuar en contra de lo que el reglamento mismo señala, las leyes físicas (haciéndoles creer que por que el reglamento señala que un auto debe detenerse, éste lo hará sin considerar masa, velocidad, inercia, momentum y demás elementos físicos, así como del propio sentido común) lo que tenemos es la suma de muchas condiciones para que al final el tiempo de viaje (tiempo que permanezca encendido el automóvil) incremente, así como sus emisiones por las bajas velocidades y esto conduzca a contingencias ambientales. A todo esto, ahora debemos sumarle la eliminación de espacios de estacionamiento en construcciones nuevas (y quizás las que sean remodeladas). El déficit de espacio de estacionamiento se incrementará.

Desafortunadamente estas medidas no van en relación directa con la capacidad y calidad del transporte público, cada vez más hacinado.

 

Referencias

  1. Menos cajones, más ciudad: ¿Necesitamos más estacionamientos?“, Instituto Mexicano para la Competitividad A.C., web. Consultado: 2017.03.27. URL: http://imco.org.mx/desarrollo_urbano/menos-cajones-mas-ciudad-que-pasara-en-los-siguientes-tres-anos-si-no-cambiamos-la-regulacion-de-estacionamiento-de-la-cdmx/.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s