De vicios y virtudes (3)

Si los adultos, que deberían ser más ecuánimes, no lo son.