Cuando hay curiosidad y cuando no la hay

«”Curiouser and curiouser!” cried Alice (she was so much surprised that
for the moment she quite forgot how to speak good English).»

— Lewis Carroll, “Alice’s Adventures in Wonderland

Recientemente alguien en la familia compró un par de dispensadores de aromatizante. Son como pequeños panales de color cobrizo formados por círculos concéntricos que crecen tamaño y luego disminuyen. En la parte inferior se lee SCJ-176 como clave del producto. Curiosamente no encuentro nada del producto en la internet, lo cual lo vuelve un misterio y lo cual lo hace interesante. Pero esto lo dejaré para otra ocasión, en su lugar quiero relatar lo que ocurrió alrededor de estos objetos.

Cuando los vi por primera vez, supuse que no eran más que un mero adorno estático, pero no les di mayor importancia. Cuando este miembro de la familia los colocó, nos indicó que debíamos presionarlos para disparar el aromatizante.

Un par de días después de esto, al tratar de usarlos me percaté que la mitad del dispensador estaba suelto lo tomé. Me sorprendió un poco ver que incluían baterías y traían algo de electrónica y que se usaran en forma manual, pero respeté la decisión del dejarlos así y operarlos manualmente. Una segunda vez que los vi, no resistí ver que podrían hacer. Observé que incluían un botón con tres marcas “15-20-30” que imaginé serían minutos y así el dispensador incluiría un temporizador. Noté además que el dispensador incluían lo que parecían ser diodos en cuatro lados, a manera de sensores y en la parte superior incluía un LED, debajo del último círculo que actuaba como tapa, que parece servir como señal de operación. Curiosamente el LED sélo encendía al mover al dispensador en cierto ángulo.

Total no era un mero dispensador mecánico ni activado por tiempo como pensaba. Algunas pruebas más me indicaron que era activado por movimiento y el temporizador era para evitar disparos frecuentes.

Pensé en preguntar al miembro de la familia que los adquirió si decidió dejarlos en forma “manual” para ahorrar producto aromatizador o pila, pero aventuré una pregunta más obvia: “¿sabes que tus aromatizantes incluyen un temporizador?” Asombrosamente la respuesta fue negativa y que desconocía esa característica.

Siendo que esta persona los armó, ¿no sería obvio preguntarse para qué las pilas, por lo menos, después de todo? Asombrosamente, ni pilas, ni botones, marcas o sensores llamaron su atención. Supuso eran otro dispensador mecánico sin mayor chiste o funcionalidad, por lo que no deja de sorprenderme la falta de curiosidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.