Pero así somos

Así somos y estamos condenados a vivir en la mediocridad.